Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pleno del Congreso arranca con un "grito de silencio" en recuerdo a Miguel Ángel Blanco

El Pleno del Congreso ha arrancado este miércoles con un minuto de silencio en recuerdo del edil del PP de Ermua (Vizcaya) secuestrado y asesinado por ETA hace 20 años. La Cámara Baja le ha rendido este homenaje un día después de haber sido incapaz de acordar una declaración institucional tributo a Blanco.
El PP promovió el martes un texto con el objetivo de que fuera leído en la sesión plenaria y, tras el intercambio de varios borradores, logró pactar un texto con el PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos. Pero este tipo de iniciativas deben recabar el apoyo unánime de la Cámara para llegar a buen puerto y tanto EH Bildu como el PNV se negaron a respaldarla.
Así las cosas, finalmente se ha optado por rendir homenaje a Blanco guardando un minuto de silencio en el hemiciclo.
"Hoy se cumplen 20 años del cruel asesinato de Miguel Ángel Blanco, que despertó un estalldio de conciencia y unidad en el conjunto de la sociedad española que no debemos olvidar", ha subrayado la presidenta del Congreso, Ana Pastor, antes de invitar a la Cámara a protagonizar un "grito de silencio por la vida la libertad y la democracia" como el que hizo la sociedad española hace dos décadas.
BILDU, AUSENTE
Tras el minuto de silencio diputados de todos los grupos puestos en pie han dedicado un aplauso al homenajeado y a su hermana, diputada del PP, Marimar Blanco, que daba las gracias por el gesto desde su escaño, que compagina con la presidencia de la Fundación de Víctimas del Terrorismo.
En el acto no han estado presentes los dos diputados de EH Bildu, y en las filas de ERC, donde también faltaban algunos de sus representantes, sólo ha secundado el aplauso la parlamentaria Ester Capella. Eso sí, los republicanos presentes se han puesto de pie.