Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pistoletazo de salida a las cuentas de 2014

Rajoy en Nueva YorkReuters

La mejora de la economía en los últimos meses, los dos años extra concedidos por Bruselas para reducir el déficit y la calma en los mercados han dado una tregua al Ejecutivo, que presenta sus cuentas más amables tras los duros recortes de 2012 y 2013. El Gobierno aprueba en Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) dando así el pistoletazo de salida a las cuentas de 2014 que, tal y como ya ha adelantado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no incluirán grandes recortes presupuestarios.

El propio Rajoy cifró en 65.000 millones el ajuste realizado en los años 2012 y 2013 para cumplir las exigencias de Bruselas y reducir el saldo negativo de las cuentas públicas, que el Gobierno socialista dejó por encima del 11%. Tras las duras subidas de impuestos y los fuertes recortes de gasto aprobados a lo largo de estos dos años, el déficit se situó en el 6,8% a cierre de 2012 y acabará el 2013 en el 6,5% si se cumplen las expectativas del Gobierno.
El año que viene, en cambio, el ajuste será más suave, y el déficit tendrá que moderarse al 5,8%. Sólo en la Administración Central, el Gobierno tendrá que reducir el déficit del 3,8% al 3,5%. Para conseguir este objetivo, partirá de un techo de gasto de 133.259 millones, lo que supone un incremento del 2,7% respecto al límite de gasto no financiero de 2013. Si se excluye la partida destinada a cubrir las aportaciones a la Seguridad Social y los SPEE, el límite de gasto total queda en 104.847 millones, un 1,3% menos.
En cualquier caso, el equipo de Mariano Rajoy espera no tener que volver a recurrir a los grandes recortes de gasto para conseguir el objetivo y fía la reducción del déficit a la mejora de los ingresos que permitirá el crecimiento económico.
De hecho, el propio Rajoy ha avanzado ya que mañana revisarán al alza el cuadro macroeconómico y plantearán un crecimiento del 0,7% en 2014, dos décimas más de estimado anteriormente, constatando así que el año que viene será el de la recuperación económica. Es más, serán las primeras cuentas que el Gobierno de Rajoy elabore partiendo de una cifra positiva de PIB.
Para que esta recuperación tome impulso, el presidente ya ha anunciado que reforzará algunas partidas presupuestarias en 2014 como las becas, la investigación, la cultura y el deporte. En este sentido, el propio ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ya anunció que las cuentas de 2014 incluirían un aumento de la inversión pública en I+D+i por primera vez desde que comenzó la crisis.
Por el contrario, el Gobierno congelará los sueldos a los empleados públicos por cuarta vez consecutiva, aunque no suprimirá de nuevo las pagas extra, como hizo en 2012. Además, elevará un 10,3% el gasto en prestaciones por desempleo, partida a la que destinará casi 30.000 millones de euros, aunque este incremento está relacionado con el aumento del desempleo.
Por su parte, el gasto disponible de los ministerios caerá un 0,7%, hasta 36.000 millones, una cifra equivalente a la partida para hacer frente a los intereses de la deuda pública.
MÁS RECAUDACIÓN GRACIAS AL PIB Y A LOS IMPUESTOS
En materia de ingresos, el Ejecutivo espera elevar la recaudación gracias al mantenimiento de todas las subidas fiscales aprobadas hasta ahora y a nuevas medidas que se han ido aprobando a lo largo del año y que entrarán en vigor en 2014.
Así, se mantendrán las subidas de IRPF e IVA aprobadas en años anteriores a la espera de la gran reforma fiscal en la que trabaja el grupo de expertos creado por el Gobierno. Estas subidas fiscales, sobre todo el IVA, han permitido una importante mejora de los ingresos de estos impuestos en el último año.
A estas subidas se sumarán otros cambios impulsados el pasado mes de junio en la fiscalidad medioambiental (impuesto a gases fluorados de efecto invernadero y subidas de los impuestos del tabaco y el alcohol) y la eliminación de algunas deducciones de sociedades a las grandes empresas. De hecho, el Gobierno espera recaudar al menos 4.690 millones en términos anuales por estas medidas.
Pese a estas subidas de impuestos, el año que viene también entrarán en vigor algunas de las medidas que ha impulsado el Gobierno para mejorar la situación de las pymes y los autónomos, como las incluidas en la ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.
ALGUNAS BAJADAS FISCALES
Esta norma contempla incentivos fiscales para mejorar el marco de las pymes y los trabajadores autónomos que afectan tanto a Sociedades como IRPF e IVA. De hecho, una de las grandes medidas, el IVA de caja, entrará en vigor el 1 de enero. Estas iniciativas mermarán la recaudación del Estado en 3.000 millones entre 2013 y 2014.
Pese a estas bajadas de impuestos, el Gobierno espera que los ingresos se mantengan fuertes gracias al impulso que propiciará el crecimiento del PIB, lo que permitirá al Gobierno presentar unas cuentas más amables y dejar atrás los recortes y las subidas de impuestos.