Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pineda y Bernad piden de nuevo quedar en libertad, pocos días antes de Navidad

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y el presidente de la Asociación de Usuarios de la Banca, Luis Pineda, han recurrido la decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de rechazar su puesta en libertad en el marco de la causa por las presuntas extorsiones que su asociación realizó junto a Ausbanc a diversas entidades financieras y empresas.
Ambos se encuentran en prisión provisional desde el pasado 18 de abril después de que el magistrado decretara su encarcelamiento incondicional y sin fianza acusados de fraude en las subvenciones, estafa y administración desleal.
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 desestimó la petición de ambos al entender que no han variado las circunstancias que motivaron su ingreso en un centro penitenciario y en conformidad con el criterio de la Fiscalía.
Bernad abandonó temporalmente la prisión de Navalcarnero en Madrid a principios de octubre, para disfrutar de un permiso de una semana para visitar a su madre, de 104 años y con un delicado estado de salud, en Valladolid.
Durante este permiso, de una semana, Bernad debió permanecer en el domicilio materno bajo custodia policial. Se trató del segundo del que disfrutaba, después de que el pasado mes de mayo saliera de la cárcel para someterse a una operación de desprendimiento de retina.
OPERACIÓN NELSON
El Ministerio Público tiene indicios de que Pineda conformó junto a Bernad desde hace años una trama dedicada a extorsionar a entidades bancarias a cambio de no iniciar acciones legales contra ellas en los tribunales junto con el sindicato Manos Limpias, cuyo secretario general, Miguel Bernard, también se encuentra en prisión por la misma causa.
La operación, bautizada como 'Nelson', es fruto de una investigación que arrancó el 23 de febrero de 2015, hace más de un año. Exigían a las entidades sumas de dinero también a cambio de no difundir sobre ellos informaciones negativas. En el curso de la instrucción se han podido obtener suficientes indicios de que las personas detenidas utilizaban sus asociaciones, que supuestamente no tienen ánimo de lucro, para su enriquecimiento personal o el de sus allegados.
Según el fiscal, además de extorsionar a los bancos, obtenían fraudulentamente subvenciones y ofrecían "la retirada de la acción penal en algunos procesos previa exigencia de importantes cantidades de dinero", actividades que desarrollaron de forma organizada y prolongada en el tiempo.