Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 8 y 3 años para dos acusados que robaron en varias casas de campo y a una congregación religiosa en Almansa

El Juzgado de lo Penal número uno de Albacete tiene previsto juzgar este lunes 26 de junio a dos acusados de un presunto delito continuado de robo con fuerza en las cosas en casa habitada, un delito de atentado y un delito de lesiones, por los que la Fiscalía pide para uno de ellos 8 años de cárcel y para el otro acusado, tres años.
El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, recoge que participaron en varios robos en viviendas. El 12 de octubre de 2015, uno de los acusados, con un menor no identificado, entró en una vivienda y robó una bicicleta, que posteriormente devolvió a la Guardia Civil.
El 21 de octubre, los dos acusados entraron en una parcela propiedad de la congregación religiosa Esclavas de María y se llevaron alimentos, un micrófono, un TDT, un despertador, una linterna, 35 tiradores de puertas y 24 medallas de la fundadora de la Orden. Un día más tarde regresaron, entraron en un edificio anexo, dañaron el cuarto de calderas, arrancaron la caja de contadores y causaron varios desperfectos más.
Además, entre el 16 y el 24 de octubre de ese año entraron también en varias casas de campo de Almansa y robaron varios objetos del interior de las propiedades, causando también desperfectos por el allanamiento.
El 24 de octubre, la Guardia Civil montó un dispositivo para detener a estos delincuentes, y localizaron a uno de ellos, el que había cometido el primer robo también, junto al menor de edad. Éste, al verlos, emprendió la huida, siendo perseguido por los agentes.
Cuando le dieron alcance, el acusado golpeó con un puñetazo la mandíbula de uno de los agentes y le provocó diversas lesiones, de las que tardó en curar 11 días, tres de ellos de baja, aunque finalmente fue detenido.