Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 4 años de cárcel por instalar un programa espía en el ordenador de su pareja

La Fiscalía ha pedido una pena de cuatro años de cárcel para un hombre, de unos 35 años en el momento de los hechos, acusado de un delito de descubrimiento y revelación de secretos con la agravante de parentesco, tras supuestamente instalar un programa espía en el ordenador de su pareja en la localidad cordobesa de Cabra. El juicio se prevé celebrar el día 5 de octubre en el Juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba.

Según relata el Ministerio Público en su calificación el procesado, que es informático y "tenía perfecto conocimiento de cómo instalar programas informáticos en cualquier ordenador", mantuvo una relación sentimental con una mujer desde diciembre de 2009.
Al respecto, el joven tenía acceso a su ordenador y aprovechando sus conocimientos instaló, "sin autorización, ni consentimiento", de ella un programa que le permitió supervisar hasta septiembre de 2010 "todas las actividades que realizaba, así como ver capturas de pantalla del escritorio y la actividad de Internet que visitaba, las pulsaciones de tecla --incluyendo 'chat', correos electrónicos y contraseñas-- y el portapapeles".
Además, el fiscal detalla que el acusado configuró el programa de forma que cada 15 ó 30 minutos el resultado de toda la actividad que con el ordenador llevaba a cabo la mujer llegaba a la cuenta de correo electrónico del procesado, y una vez que se enviaban con éxito a su correo, tales registros se borraban.
De esta forma, el acusado tuvo conocimiento de "algunas conversaciones privadas" de su pareja, como una con un amigo de Málaga con el que ella hablaba de su exmarido y que el procesado reenvió al exmarido. La relación sentimental se rompió y el acusado no le dijo a la mujer nada del programa espía.
No obstante, una vez que ella se percató, tras comprobar el historial del ordenador y que su actividad llegaba a conocimiento del procesado, en marzo de 2011 acudió a la comisaría a denunciar los hechos.