Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Picardo pide mantener libre circulación de trabajadores en La Verja y acceso a mercado interior pese al Brexit

PP y PSOE avisan de que la solución para por el consenso de España, aunque Picardo mantiene rechazo a cosoberanía
El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha reclamado en la Eurocámara este lunes que se garantice la libre circulación de trabajadores entre España y el Peñón y mantener su acceso al mercado interior pese a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, aunque ha dejado claro que los gibraltareños han apostado y seguirán apostando por "un futuro exclusivamente británico y seguirá siendo el caso", rechazando de nuevo cualquier propuesta de cosoberanía con España.
Picardo ha defendido ante la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Eurocámara que para Gibraltar resulta "esencial" garantizar "el flujo libre en la frontera" en la Verja de trabajadores y turistas y que se garantice la "fluidez" en la circulación tras criticar los "retrasos desproporcionados" por "motivos políticos" de España, al que ha acusado de ser "hostil" y "crear dificultades políticas" para las relaciones.
Así, ha defendido que "Gibraltar está preparado para considerar cualquier solución razonable" para preservar "la relación especial con la zona Schengen" o establecer "una zona de viaje común" sujeta a controles aduaneros "como los ha habido", al tiempo que ha reclamado que Gibraltar mantenga "acceso o participación en el mercado interior" tras admitir que su economía caería un 10% si pierde el mercado europeo. "El 10% no es un tema dramático", ha subrayado no obstante.
El ministro principal gibraltareño ha apelado a la situación "única" de Gibraltar, cuyo 96% de la población votó a favor de quedarse en la UE y ha confiado en que prevalezca "el sentido común" y que sea posible lograr "acuerdos razonables" y se negocie "en el mejor interés" de los ciudadanos de ambos lados y "respetando al otro", tras defender la contribución económica del Peñón al crecimiento y el empleo para el Campo de Gibraltar.
RECHAZA OFERTA DE LA COSOBERANÍA
Picardo ha rechazado de plano la propuesta de cosoberanía de España, después de que el eurodiputado del PP, Esteban González Pons, le haya dicho que es "la única" opción que tiene Gibraltar de seguir siendo miembro del mercado único europeo una vez que salga Reino Unido del bloque pasa por "la oferte generosa" de cosoberanía de España y haya rechazado "soluciones inaceptables". Así, Pons ha insistido en que toda solución para Gibraltar pasa por "un acuerdo bilateral" entre España y Reino Unido porque "al día siguiente" del Brexit "Gibraltar es una colonia administrada por un país tercero, nada más que eso".
El ministro principal de Gibraltar ha rechazado que la propuesta de "la cosoberanía conjunta" sea "generosa" y ha dejado claro en varias ocasiones que los gibraltareños ya han dejado claro que quieren "un futuro exclusivamente británico". "Y seguirá siendo el caso", ha zanjado, insistiendo en que "el derecho de autodeterminación, ninguna otra cuestión va a determinar el futuro de Gibraltar".
"Decir que tenemos que rendir la mitad de nuestra soberanía si queremos seguir siendo miembro de la Unión Europea* Tenemos una definición diferente de la generosidad", ha subrayado Picardo, que ha afeado que Gibraltar no pidió "nada a cambio en 1984" cuando Gibraltar decidió "garantizar" aplicar a los españoles el derecho europeo "en Gibraltar" pese a que España no entró en la Comunidad Económica Europea hasta 1986.
El eurodiputado del PSOE, Ramón Jáuregui, también ha dejado claro que cualquier acuerdo va a necesitar "el consenso español" y le ha instado a aclarar si aceptaría que España y Reino Unido negociaran un acuerdo que permitiera seguir aplicando el derecho europeo a Gibraltar tras el Brexit y si cabe discutir "un nuevo estatus" para Gibraltar que le permita mantener la vinculación con la Unión Europea. "No hablo de soberanías", ha dicho, sino fórmulas que permitan "vías nuevas" para el futuro.
Picardo ha dejado claro que "Gibraltar se va de la UE con Reino Unido" y Gibraltar no pide una solución "a la carta" y que "negocia a través de Reino Unido", al tiempo que ha defendido el marco de negociación "trilateral" que promovió el Gobierno anterior socialista español "muy exitosos" con Gibraltar y la Junta de Andalucía. "Gibraltar sigue creyendo que ese proceso puede dar importantes frutos", ha asegurado, dejando claro que el estatus de Gibraltar "es un asunto exclusivamente para la gente de Gibraltar y el Gobierno de Reino Unido".
En declaraciones posteriores a la prensa, Picardo ha vuelto a dejar claro que no hay "absolutamente" ninguna opción de negociar una cosoberanía con España tras recordar que el 99% de los gibraltareños votó en contra de la propuesta en referéndum en 2002. "Nunca Gibraltar será español. Gibraltar seguirá siendo exclusivamente británico", ha insistido. "Aunque nos sigan dando palos", ha remachado.
Picardo se ha mostrado convencido de que si se celebrara un nuevo referéndum en Gibraltar "sería más abrumadoramente para permanecer exclusivamente británico, especialmente dada la actitud de España" tras el referéndum sobre el Brexit.
"El Gobierno de Gibraltar hará la consulta que sea necesaria. Pero vamos, tampoco estamos por hacer un referéndum todos los día porque cuesta mucho dinero y siempre sale el mismo resultado", ha ironizado, recordado la consulta anterior de 1967.
Aunque Picardo ha admitido "un cambio de tono" del nuevo ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, frente a su predecesor José Manuel García-Margallo "lamentablemente el objetivo no ha cambiado". "Gibraltar no va a aceptar ningún cambio en su soberanía y no vamos a seguir siendo un miembro de la Unión Europea a través de España como es que se nos propone", ha zanjado.
RECHAZA QUE SEA PARAÍSO FISCAL Y QUE NO INTERCAMBIE INFORMACIÓN FISCAL CON ESPAÑA
En su intervención ante la comisión europarlamentaria, Picardo también ha rechazado de plano la acusación de la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundúa, de que Gibraltar es "un paraíso fiscal" que le cuesta a España 1.000 millones de euros al año por no intercambiar información fiscal.
Picardo ha ironizado que solo España "considera a Gibraltar un paraíso fiscal" pese a que hace negocios con todos los países de la Unión Europea y ha dicho que es "falso" que Gibraltar no intercambie información fiscal con España, al tiempo que ha asegurado que el borrador de acuerdo fiscal con España que ofreció Gibraltar pero que "no ha avanzado" tras el cambio de Gobierno en 2011 en España "sigue disponible para firmarlo en cualquier momento".