Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pérez (PSC) dice que el fallo del TC era "clarísimo" para frenar resoluciones soberanistas

El secretario segundo de la Mesa del Parlament, David Pérez (PSC), considera que la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) era "clarísima" y que les obligada a parar la tramitación de las propuestas soberanistas de JxSí y la CUP de octubre de 2016 que defendían un referéndum unilateral y una asamblea constituyente.
En declaraciones a los medios este viernes tras comparecer como testigo ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) por el caso Forcadell, Pérez ha insistido en que estas resoluciones no se debieron aprobar "de ninguna de las maneras", y por eso él votó en contra.
Votaron a favor --propiciando que las resoluciones llegasen al Pleno-- la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los también miembros de la Mesa Josep Nuet (SíQueEsPot), Lluís Corominas, Anna Simó y Ramona Barrufet (JxSí), por lo que están siendo investigados en esta causa por supuesta prevaricación y desobediencia al TC.
Pérez, que ha declarado como testigo más de una hora ante la magistrada Maria Eugènia Alegret, votó en contra de la tramitación de estas iniciativas de los dos grupos independentistas porque "la sentencia era clarísima: impedir o paralizar cualquier iniciativa que tirase adelante las resoluciones anuladas".
También votó en contra el vicepresidente segundo de la Mesa, José María Espejo-Saavedra (Cs), que en su comparecencia como testigo este viernes ante la magistrada --justo antes de declarar Pérez-- se pronunció en parecidos términos sobre que los dictámenes del TC impedían que prosperasen las resoluciones soberanistas.
En las próximas semanas están citados a declarar también como testigos el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el portavoz de C's en el Parlament, Carlos Carrizosa --a petición de la Fiscalía-- y Marta Rovira (JxSí), en su caso al reclamarlo las defensas.