Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez advierte a Mas: "La convivencia entre catalanes no es moneda de cambio"

Sánchez: El PSOE nunca va a convertir los derechos sociales en mercancíaEFE

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se ha dirigido expresamente al presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, para decirle que "la democracia no tiene precio y la convivencia entre catalanes no es moneda de cambio".

El líder socialista ha dicho que la convivencia en Cataluña no es "moneda de cambio" para "esconder su 3 por ciento, ni la familia Pujol, ni para ocultar los recortes realizados durante los últimos cuatro años.
"Soy un político limpio", ha proclamado Sánchez, quien ha asegurado que hay muchos "falsos patriotas" que confunden "patria con patrimonio y se lo llevan a los paraísos fiscales", lo que ha contrapuesto a la defensa de los servicios públicos y las pensiones.
Sánchez ha cerrado esta tarde el mitin de presentación de la candidata del PSOE al Congreso, y actual diputada nacional, por la provincia de Zaragoza, Susana Sumelzo, en un acto que ha reunido a centenares de personas en el Edificio Etopía de Zaragoza, con el lema 'El cambio que une'.
"La patria, para los socialistas, está en las aulas de los colegios públicos, de las residencias públicas para personas mayores, en las pensiones no contributivas que pusimos en pie cuando gobernamos con Felipe González".
Mayoría
"Necesitamos construir un futuro para la mayoría en España", ha continuado el candidato a La Moncloa, a cuyo juicio el balance de la gestión del presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy , es el paro, la desigualdad y la corrupción, aseverando que "el PP se resquebraja por que sufre la aluminosis de la corrupción".
Además, Rajoy impulsó una reforma laboral que ha precarizado el empleo, ha congelado el salario mínimo interprofesional y ha hecho que "en lugar de tener mileuristas tengamos cieneuristas". "En España se sufre pobreza", ha asegurado Sánchez, quien ha prometido que "vamos a hacer un cambio que una aquello que la derecha separó: empleo y derechos, igualdad y bienestar, la política y la decencia".
El candidato ha señalado que "tenemos que respetar el valor del trabajo", para lo que -si gobierna-- derogará la reforma laboral y aprobará un nuevo Estatuto de los Trabajadores para establecer una subida del salario mínimo interprofesional hasta los 1.000 euros. Se ha comprometido a recuperar las prestaciones para los desempleados de larga duración de más de 52 años.
Se ha dirigido a los jóvenes para decirles que no son una generación perdida ni olvidada y que el PSOE quiere que sean "la generación recuperada para ese gran cambio político" que él quiere impulsar. Ha prometido que convertirá las becas académicas en derechos. Pedro Sánchez quiere aprobar un "ingreso mínimo vital" que tendrá un coste anual de 6.000 millones de euros, centrando el esfuerzo económico en suprimir la pobreza infantil.
Ha reiterado su defensa de la igualdad de género, señalando que su Gobierno impulsará una Ley contra la Violencia de Género, que "ha postergado el PP" y también una ley de igualdad salarial.
Sánchez ha rechazado la reforma fiscal de Rajoy, por bajar los impuestos después de haber subido algunos, incidiendo en la falta de progresividad fiscal del IRPF, mientras que él propugna una reforma "en defensa de la clase media trabajadora" y contra el fraude fiscal. Ha considerado que el Ejecutivo central "utiliza la crisis como excusa" para implantar un modelo de desigualdad.
También ha dicho que Rajoy "se ha convertido en el maestro de eufemismo" al hablar de austeridad cuando menciona los recortes en el Estado del Bienestar y al "recargo temporal de solidaridad" en lugar de la subida de impuestos.
El candidato ha afirmado que Mariano Rajoy es el presidente peor valorado de la democracia y ha pronosticado que "le vamos a ganar el 20 de diciembre" porque los socialistas son quienes tienen "ganas de ganar a la derecha" y "el partido más importante de la España democrática".
"Gran partido del cambio"
"Somos el gran partido del cambio porque hemos sabido anticipar lo que necesitaba la ciudadanía y tenemos que hacer frente a los cuatro desafios" que tiene España, en alusión a la falta de oportunidades, la desigualdad, la falta de confianza en las instituciones y la convivencia.
Ha apostado por una España laica, sin desahucios, sin pobreza infantil y sin violencia de género, que apueste por la Educación, la ciencia, la investigación y la innovación, una España que integre a los inmigrantes, que sea solidaria con los refugiados de Irak, Siria y Afganistán, una España de los derechos, la libertad y las oportunidades.
El PSOE ha avanzado "a hombros de trabajadores anónimos" y también de referentes, como María Domínguez, primera alcaldesa de la II República y los expresidentes de Aragón Marcelino Iglesias y Santiago Marraco, ha continuado.
Entre los referentes ha citado al actual presidente, Javier Lambán, a quien se ha dirigido para decirle que "estás demostrando que no solamente vamos a cambiar las cosas con la fuerza de la palabra, sino con la fuerza de los hechos" y ha puesto de ejemplo la gestión del Gobierno de Lambán, en alusión al aumento de la cuantía de las becas de comedor, el mantenimiento de varios colegios en el medio rural y la contratación de más docentes en la red pública, así como la futura renta social básica.