Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez insiste en que no renunciará a "mejorar" la Constitución

Pedro SánchezEFE

El secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en su voluntad de reformar la Constitución y ha asegurado que los socialistas no van a renunciar a hacerlo por "la amenaza de los secesionistas".

Así lo ha señalado el líder de los socialistas en el mitin en el que ha presentado a sus candidatos al Congreso y al Senado para las próximas elecciones generales, a las que él se presenta con la catalana Meritxell Batet como su número dos por Madrid.
Sánchez ha insistido en que el PSOE busca culminar el desarrollo autonómico con una reforma federal y ha explicado que el objetivo es aclarar competencias, establecer mecanismos eficaces de colaboración federal y fijar unos "principios razonables de financiación".
Además, ha abogado por reconocer las "singularidades territoriales" y ha recalcado que el PSOE va a garantizar "la unidad, la soberanía nacional, la cohesión territorial y la igualdad de derechos de todos los españoles y españolas", porque "todo eso es posible".
"Nosotros no vamos a modificar la Constitución bajo la amenaza de los secesionistas, pero tampoco vamos a renunciar a mejorarla porque nos amenazan los secesionistas", ha avisado.
LA DERECHA "ENGAÑA"
También ha advertido de que la derecha "engaña" cuando dice que "esto es lo que hay y cualquier cambio puede empeorarlo". El PP, ha denunciado, es "inmovilista" y así no se va a resolver la situación, porque "a los rupturistas hay que ganarles, con la ley, con los votos y con la política, con los argumentos del diálogo y la convivencia".
Sánchez ha tirado también de ironía al hablar de "la aportación" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy , a la campaña catalana: "Fue decir que un plato es un plato y un vaso es un vaso".
Según ha dicho, "éste es un importante avance en el pensamiento político de Rajoy", porque "por fin reconoce que el castellano está para llamar a las cosas por su nombre, no como ha hecho durante estos cuatro años, convirtiéndose en el maestro del eufemismo".