Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez será proclamado candidato a La Moncloa presentando su "modelo de país"

Pedro SánchezEFE

Pedro Sánchez será nombrado formalmente candidato del PSOE a las elecciones generales que previsiblemente serán convocadas en otoño. Sánchez presentará su "modelo de país" e insistirá en que los socialistas son la "única alternativa posible" al Partido Popular. El dirigente socialista presentará un partido "moderado" y preparado para liderar el cambio, una imagen beneficiada por la actitud del PP de atacar a los socialistas con acusaciones como que pactan con extremistas.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez , será proclamado formalmente candidato de los socialistas a la Presidencia del Gobierno y lo celebrará con un acto que servirá de partida para una campaña que tenía como meta desde que llegó a la dirección del PSOE. Ante los cientos de socialistas que han sido convocados al Teatro Circo Price de Madrid, Sánchez pronunciará un discurso que lleva preparando días, en el que presentará su "modelo de país" y se ofrecerá a los españoles como la "única alternativa posible" al PP.
Desde el pasado martes y hasta mañana, Sánchez es candidato provisional a las elecciones generales, dado que ninguno de los cuatro militantes que aspiraban a disputarle este puesto logró superar el corte de los avales. Será confirmado formalmente en un Comité Federal convocado de manera extraordinaria para este efecto.
Después, tendrá lugar el acto al que han sido invitados todos los dirigentes territoriales del partido, ex secretarios generales y ex presidentes del Gobierno, y que será la puesta de largo de Sánchez como candidato al Gobierno.
No ha sido hasta pasadas las elecciones del 24 de mayo, y al abrirse el proceso para las primarias, cuando Sánchez ha reforzado su discurso como protagonista del cambio en el Gobierno que quieren los socialistas, aunque no se ha volcado en este proceso, dado que no había aspirantes que pudieran hacer peligrar su candidatura. Pese a que no ha dedicado esfuerzos a la recogida de avales, ni se ha organizado ninguna campaña para ello, Sánchez ha logrado casi triplicar el mínimo de los avales necesarios, recogiendo 27.249.
El PSOE, un partido "moderado"
Cerrado este proceso, Sánchez será formalmente el candidato y entrará de lleno en una precampaña larga, hasta las elecciones generales previstas para el próximo otoño. En su proclamación, presentará su modelo de país y las grandes líneas del que será su programa, con el que mostrará al PSOE como "un partido moderado" y preparado para liderar los cambios que cree que necesita el país.
Algunas fuentes socialistas creen que a esta estrategia contribuyen los ataques del Gobierno, al que ven "muy nervioso" por la pérdida de poder territorial y sus perspectivas para las elecciones generales. Incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy , esté "perdiendo las formas", con mensajes tan "impropios" de su cargo como el lanzado el pasado miércoles en el Pleno del Congreso, donde espetó a Sánchez que, con los acuerdos postelectorales, está "saltándose la voluntad democrática de los españoles".
Pero, según estas fuentes, los ataques del Ejecutivo y del PP al PSOE, acusándole de pactar con extremistas y de radicalizarse, en contra de lo que pretenden, contribuyen a situar al PSOE como "la única alternativa" al partido del Gobierno.
Éste será uno de los mensajes que más repetirán los socialistas desde ahora hasta las próximas elecciones generales, apoyándose además en los resultados del pasado 24 de mayo, en unos comicios en los que, a pesar de que el PSOE tuvo los peores resultados en unos municipales, consiguió un "vuelco electoral histórico" en los ayuntamientos.
Sánchez se dedicará desde este domingo a que el cambio llegue también a La Moncloa y, para ello, volverá a echarse a la carretera, ahora sí, con un programa de Gobierno para la Presidencia. Seguirá haciendo "kilómetros de socialismo".