Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Pedraz envía a prisión al presunto 'cerebro financiero' de la trama de corrupción de Petrobras

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha envíado a prisión al presunto 'cerebro' de la trama de corrupción de la petrolera brasileña Petrobras, detenido el pasado viernes y que estaba siendo buscado por las autoridades de Brasil.
Según han informado fuentes jurídicas, Rodrigo Tacla, de 43 años, con nacionalidad brasileña y española, pasó a disposición judicial este fin de semana tras ser detenido en un céntrico hotel de Madrid. Había llegado días antes desde Estados Unidos, país en que se había ocultado tras su huida desde Brasil.
Fue detenido en una investigación desarrollada conjuntamente con la Oficina Central Nacional de Interpol en España y se le imputan los delitos de blanqueo de capitales, cohecho y organización criminal, al considerarle responsable del pago de comisiones como contrapartida a la adjudicación de obra pública y privada, tanto en Brasil como en el extranjero.
Tacla era abogado de la empresa constructora Odebrecht y estaba siendo investigado por las autoridades brasileñas, en el marco de la 'operación Lavajato', por el presunto blanqueo de dinero de la empresa petrolera Petrobras desviando más de 50 millones de reales brasileños (14 millones de euros) a diversos partidos políticos.
La 'operación Lavajato', iniciada en 2014, es la investigación de mayor trascendencia en Brasil sobre blanqueo de dinero y desvío de fondos públicos de la empresa nacional petrolera Petrobras a partidos políticos y miembros del ejecutivo.
El detenido huyó desde Brasil a Estados Unidos el pasado mes de abril, y de ahí recientemente había viajado a España, donde fue localizado y detenido por los agentes del Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, al pesar sobre él una Orden Internacional de Detención para ser extraditado a Brasil.