Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López se compromete a evitar que Euskadi "se rompa en dos"

Patxi López cierra campaña en el monolito de las víctimas de ETAEFE

El lehendakari y candidato del PSE-EE a la reelección, Patxi López, se ha comprometido a evitar que alguien pueda "romper Euskadi en dos" y ha prometido que defenderá "con uñas y dientes" los servicios públicos y las prestaciones sociales para que nadie se vea sometido a la "tiranía de la necesidad". López ha participado en Vitoria en el cierre de campaña del PSE para las elecciones vascas del domingo, que se ha desarrollado frente al monolito en memoria de las víctimas del terrorismo que se alza a la entrada de la ciudad.

El candidato socialista a la reelección como lehendakari, así como otros de los participantes en el acto, han realizado una ofrenda floral ante el monumento como homenaje a los damnificados por el terrorismo. La memoria y el ejemplo "ético" de las víctimas de ETA, según ha explicado, debe recordar siempre el "precio" que ha habido que pagar por alcanzar la "libertad".
En su intervención se ha referido al cese definitivo del terrorismo, anunciado por ETA hace un año. En una alusión a la izquierda abertzale y a la propia banda, aunque sin citarlas, ha asegurado que "quienes dicen que han traído la paz, mienten". Según ha indicado, "si ETA ha dejado de matar", lo ha hecho "porque ha tenido que desistir".
Dicho desestimiento, a su juicio, se ha producido por "las políticas de firmeza democrática y tolerancia cero aplicadas por el Gobierno vasco y el Gobierno central", así como por la aplicación de las leyes y del Estado de Derecho, la "dignidad" de las víctimas y la "resistencia" de la sociedad frente al terrorismo.
No "olvidar"
López ha destacado que "lo que dispara un arma no es solo el dedo en el gatillo", sino también "la voluntad totalitaria de imponer al otro la voluntad del asesino". El actual lehendakari ha asegurado que no puede "olvidar" que "esto ha pasado en este país" y que es necesario recordarlo "para evitar que vuelva a suceder".
El candidato del PSE ha asegurado que defenderá "las normas morales y éticas que nos hacen ser miembros de una sociedad decente", así como "las normas legales que nos permiten la libertad personal y disfrutar de derechos civiles en igualdad de condiciones". También protegerá, tal y como ha afirmado, la libertad y la democracia "que ETA tantas veces quiso asesinar matando a ciudadanos".
Aunque no se ha referido expresamente al debate en torno al soberanismo o la independencia de Euskadi, uno de los ejes sobre los que ha girado la campaña de buena parte de los partidos vascos, se ha comprometido a "garantizar que nadie pueda romper en dos Euskadi para crear un enfrentamiento entre nosotros". Por el contrario, ha asegurado que trabajará para construir la "convivencia" entre los vascos.
También ha prometido que defenderá la democracia y sus instituciones, y que protegerá "la igualdad de todos ante la vida, ante la enfermedad y ante la ley". En esta línea, ha alertado de la necesidad de garantizar que "en el nuevo tiempo de la libertad nadie esté sometido a la tiranía de la necesidad". Con ese objetivo, ha subrayado que defenderá "con uñas y dientes" los servicios públicos y las prestaciones sociales "que garantizan que todos somos tratados por igual".
En materia económica, ha planteado la necesidad de llevar a cabo una reforma fiscal para "repartir mejor las cargas de la crisis", de forma que "empiecen a pagar más quienes más tienen". Estas medidas, tal y como ha explicado, deben complementarse con iniciativas para apoyar a las empresas y para crear empleo.
López ha afirmado que la ofrenda floral a las víctimas del terrorismo debe servir también "para no olvidar que la libertad es una conquista cotidiana" y que "en una sociedad decente no puede dormir nunca el corazón que sufre por el dolor ajeno". "Nunca seremos indiferentes ante el sufrimiento de nadie y no dejaremos a nadie abandonado", ha proclamado.