Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patxi López se defiende de las acusaciones de traición y dice no tener un "criterio definido" sobre la bicefalia

El exlehendakari y candidato a la Secretaría General del PSOE, Patxi López, se ha defendido este miércoles de las acusaciones de traición al ex secretario general Pedro Sánchez, asegurando que "ningún compañero es traidor por defender algo en lo que cree". Además, ha dicho no tener un "criterio definido" sobre la posibilidad de una bicefalia en el partido.
"En algunos sitios ha funcionado, otros partidos lo ejercen. Dependerá de como lo ejerzamos", ha señalado. Así, López ha recordado que el PSOE ya probó este modelo alguna vez en el ámbito nacional y "no salió muy bien". Con todo, no cree que la bicefalia sea algo malo o bueno por definición, y ha recordado que, en Euskadi, la secretaria general del PSE decidió no participar en el pacto con el PNV para preservar la personalidad del partido.
"Puede que no esté mal, pero no tengo una posición cerrada", ha remachado. En todo caso, ha subrayado que él ahora aspira a ser secretario general y que no ha "decidido más allá".
NO VOTAR SERÍA "UN CIERRE EN FALSO"
Preguntado sobre si se integraría en una lista con Susana Díaz, ha insistido en que los militantes tienen que poder elegir porque cualquier otra cosa "sería un cierre en falso", de manera que será después de votar cuando tendrán que buscarse "fórmulas para hacer el partido fuerte y unido".
En una entrevista en Cuatro, recogida por Europa Press, López ha respondido a varias preguntas defendiéndose de acusaciones de traición a Pedro Sánchez. "No creo que nadie traicione nada por defender algo en lo que cree en un momento en el que hay que dar un paso al frente. Yo lo he dado, pero no por traicionar sino por defender al PSOE", ha afirmado, añadiendo que él siempre ha sido leal al secretario general de su partido, a Sánchez y a todos los anteriores.
Según ha dicho, él defendió "hasta el final votar no al Gobierno de la derecha" porque le "preocupaba" el PSOE, y ha dicho a los que llaman a pensar en España y los españoles que para ellos "es fundamental que haya un PSOE fuerte y capaz de ser alternativa al PP". Para López, "cuando uno avala un Gobierno del PP desdibuja esa posibilidad y puede que a los ciudadanos no se les olvide en demasiado tiempo".
Sin embargo, ha justificado el haberse abstenido en la investidura de Mariano Rajoy porque así lo decidió el Comité Federal del PSOE: "Yo lo asumo porque si no dejaríamos de ser un partido, seríamos otra cosa".
LE DIJO A SÁNCHEZ QUE TENÍA QUE ELEGIR
En este punto, ha reconocido que él habló con Pedro Sánchez para decirle que tenía que tomar una decisión sobre si seguir o no como diputado en el Congreso, porque como ex secretario general no podía desoír una decisión del Comité Federal y debía decidir qué quería hacer con su "imagen política".
Sin embargo, ha remarcado que él no habló con Sánchez de unas posibles primarias o del congreso. Y ha detallado que su iniciativa de dar un paso al frente comenzó a gestarse en "muchas conversaciones" a raíz del Comité Federal en el que se aprobó la abstención, porque considera que el PSOE no puede seguir siendo "un partido fracturado" y más centrado en "riñas internas" que en proyectarse a la sociedad".
Así, cree que el PSOE debe recuperar la "fraternidad, el compañerismo y el debate libre", que son palabras que en otras ocasiones formaban parte del patrimonio socialista, abriendo así un "tiempo de contraste" que es lo que los militantes "están pidiendo".
Se ha expresado así aludiendo, también, al incidente que sufrió la presidenta del partido en Castilla y León, Soraya Rodríguez, en la agrupación de Valladolid. "Durante demasiado tiempo nos hemos dedicado a enfrentarnos entre nosotros en lugar de enfrentarnos a los problemas", ha dicho.
NO BUSCA EL AVAL DE LOS EX LÍDERES, SINO DE LOS MILITANTES
López ha restado importancia al hecho de que los ex secretarios generales del partido --Alfredo Pérez Rubalcaba, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero-- no se hayan alineado con él, y ha destacado que el comportamiento que hay que mostrar es el de "respeto" por todo el que quiera ser secretario general.
"No pasa nada, no se trata de tener el aval de los expresidentes o ex secretarios generales sino de concitar el aval de la militancia", ha resumido.