Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Partido Popular se desploma en Valencia ante la subida de Ciudadanos

Rajoy y Fabra de paseo por BenidormEFE

El Partido Popular podría perder uno de sus feudos históricos en las próximas elecciones, la Comunidad Valenciana. Según una encuesta de Metroscopia para el diario El País, los populares sólo obtendrían 28 escaños de los 50 que necesitarían para gobernar con mayoría, cediendo gran parte de sus votos a Ciudadanos. Sólo una coalición de izquierdas podría formar una mayoría suficiente para formar gobierno. La irrupción de Podemos y C's no sacaría a ningún partido del Parlamento. En la capital, Valencia, tanto el Partido Popular como Ciudadanos tendrían 8 escaños.

A tan sólo un mes de las próximas elecciones municipales y autonómicas, uno de los grandes fuertes del Partido Popular, la Comunidad Valencia, podría haber dado un giro a la izquierda. Los populares, que obtuvieron 55 escaños en las elecciones de 2011, se podrían quedar ahora con tan sólo 28 escaños y el 24,5% de los votos, lo que les impediría formar gobierno por mayoría absoluta, según una encuesta de Metroscopia para el diario El País.
Uno de los grandes beneficiados de este retroceso electoral de los populares es Ciudadanos, que se situaría como tercera fuerza política de la comunidad con 17 escaños y el 17,17% de los votos. Podemos también irrumpiría con fuerza, ocupando los mismos escaños que el partido de Albert Rivera pero con el 16,9% de votos. A pesar de que Ciudadanos fue denominado por algunos dirigentes del Partido Popular como un partido bisagra, en esta ocasión no les serviría para formar una mayoría en la cámara, pues no alcanzarían los 50 escaños necesarios para ello.
Una de las pocas opciones posibles ante los resultados que arroja esta encuesta es que se haga una coalición de izquierdas. El principal partido de dicha coalición sería el PSOE, que obtendría diez escaños menos que las pasadas elecciones, quedándose con 23 escaños y el 21% de los votos. Compromís también ganaría diputados, quedándose con 9 escaños y el 10,9% de los votos, mientras que Izquierda Unida se mantendría con los 5 escaños y el 5,9% de los votos que ya obtuvo en 2011.
Empate entre PP y C's en Valencia
En Valencia el Partido Popular de Rita Barberá también experimentaría un fuerte retroceso, quedándose con 8 escaños y el 23,5% en lugar de los 20 escaños y 52,5% que obtuvo en 2011. Sería en la capital donde C's experimentaría su mayor auge, obteniendo los mismos escaños que los populares y el 22% de los votos, aunque la suma de ambas fuerzas tampoco sumaría los 17 escños necesarios para poder formar gobierno, siendo una coalición de izquierdas la única solución.
Esa coalición necesaria para gobernar estaría formada por València en Comú (dentro de la cual participaría Podemos) con 6 escaños y el 18,2% de los votos, el PSOE con 5 diputados y el 13,9% de los votos, Compromís que tendría 4 escaños y el 12,2% de los votos, y por último Izquierda Unida que tendría los mismos dos escaños que en 2011 aunque tendría menor porcentaje de votos.
El desgaste de los populares
La irrupción de Ciudadanos y Podemos ha desgastado en gran medida a los populares, donde sus líderes también se verían afectados. La evaluación que han hecho los encuestados de Alberto Fabra, candidato del Partido Popular a la comunidad, y de Rita Barberá, candidata popular a la ciudad de Valencia, es negativa, tanto que son los únicos que suspenderían de los candidatos por los que se ha preguntado.
Esta encuesta fue realizado entre los días 13 y 15 de abril, antes de que se conociera que el ex vicepresidente popular, Rodrigo Rato, estaría bajo investigación después de haberse acogido a la amnistía fiscal que hizo el Gobierno del Partido Popular en 2012.