Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parlon (PSC) propone un plazo de dos años para celebrar un referéndum sobre la propuesta de reforma federal

Ve precipitado incluir la vía canadiense en el congreso del PSC y cree que no es la mejor opción porque polarizaría a los ciudadanos
La vicesecretaria primera del PSC y candidata a liderar el partido, Núria Parlon, ha propuesto que en un plazo máximo de dos años se celebre un referéndum en el Estado sobre la reforma de la Constitución en clave federal que proponen los socialistas.
El primer paso para lograr el referéndum es configurar un gobierno de cambio en España cuanto antes para abrir una ponencia en el Congreso en la que partidos y agentes sociales y económicos debatan la propuesta del PSOE, ha dicho Parlon en una entrevista con Europa Press.
Cree que este proceso de debate podría culminar en 24 meses, tras los cuales los partidos redactarán unos ejes básicos para apuntalar una posterior reforma de la Constitución: "En dos años deberíamos poder votar esta propuesta de acuerdo en Cataluña y en el resto de España".
La también alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) defiende que esta opción es la que representa a una mayoría social en Cataluña, que desea un cambio de estatus y que no se siente representada "ni por el inmovilismo del PP ni el rupturismo de los independentistas".
Es consciente de que fijar una fecha para celebrar un referéndum es arriesgado pero defiende que poner plazos obligará a los socialistas a ser mucho más activos a la hora de tener sobre la mesa el acuerdo: "Ya hemos superado el proceso de indefinición y ahora tenemos claro que los catalanes acabarán votando, pero un acuerdo con garantías democráticas".
DEBE RECOGER QUE CATALUÑA ES UNA NACIÓN
Parlon anhela que este referéndum, que marcaría el punto de inicio para que todos los partidos abordaran la reforma de la Constitución, incluya dos principios clave: que Cataluña es una nación, que España tiene un carácter plurinacional y que es necesario un nuevo modelo de financiación que garantice bienestar social y competitividad.
Preguntada por si hay discrepancias en el seno del partido en considerar que Cataluña es una nación, Parlon ha defendido que "la mayoría de la gente del PSOE tiene claro que Cataluña es una nación y tiene identidad propia", y ha destacado que el problema nace cuando se confunde el término nación con el de autodeterminación o 'derecho a decidir'.
PODEMOS NO CONCRETA NI LA PREGUNTA NI LA MANERA
Defiende que la reforma constitucional "debe interpelar directamente a Podemos, que habla de un referéndum pero no concreta ni la pregunta ni la manera", pero es muy necesario para trabajar una propuesta de acuerdo que permita modernizar el Estado.
Admite que "el problema que hace que la propuesta socialista no tenga peso es que no está escrita y no se puede comentar", y por ello considera que hay que redactarla con premura a partir del diálogo y el acuerdo: apunta a que cuanto antes se haga, antes se podrá luchar en Cataluña contra la idea de que el Estado sólo es el PP.
VÍA CANADIENSE
Además de elegir a su primer secretario, el PSC afrontará en noviembre un congreso en el que aprobará la ponencia política que marcará la estrategia a seguir del partido en los próximos cuatro años y que ha levantado polémica porque el actual líder, Miquel Iceta, propone incluir la vía canadiense --un referéndum pactado con pregunta y respuesta claras-- como 'plan b' en caso de que Cataluña rechazara mayoritariamente la reforma constitucional.
Parlon cree que incluir esta opción en la ponencia política ha sido precipitado porque plantear una alternativa debilita el 'plan a': "Si pones sobre la mesa un referéndum en el que la pregunta es claramente para la secesión, estás dejando de lado todo el proceso previo".
"Nuestro partido ha sufrido mucho con este tema, hemos estado muy despistados y hemos tenido que hacer muchos esfuerzos para defender el 'derecho a decidir' y luego no", ha admitido Parlon, que ha dicho que, en caso de plantear un 'plan b', la vía canadiense no es la opción más adecuada porque polariza la ciudadanía y se puede llegar a situaciones como el 'Brexit'.
APOYO DE LOS INDEPENDENTISTAS
Sea como sea, para empezar a desbloquear las relaciones entre el Gobierno central y la Generalitat, Parlon afirma que es necesario que se configure un Ejecutivo alternativo a Mariano Rajoy liderado por el PSOE y para ello "tienen que colaborar todos los que no quieren que siga Mariano Rajoy".
"Interpelo a los independentistas y también a C's", que siempre han criticado el Gobierno del PP y deberían facilitar la investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez.
Sin hacer renuncias, "hay que llegar a un tiempo de tregua política que permita, por un lado, formar un gobierno alternativo al del PP y, por el otro, abrir un proceso de debate para llegar a un acuerdo" sobre la reforma de la Constitución y la modernización del Estado.