Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento de Navarra rechaza suprimir la Dirección General de Paz y Convivencia tras las críticas de víctimas de ETA

La Comisión de Hacienda y Política Financiera del Parlamento de Navarra ha rechazado la enmienda in voce presentada por UPN al proyecto de Presupuestos para proponer la supresión de la Dirección General de Paz y Convivencia del Gobierno foral, tras el comunicado firmado por víctimas de ETA en Navarra en el que expresaban sus críticas a esta dirección.
La enmienda ha sido rechazada con los votos en contra de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, mientras que la propuesta de UPN ha recabado el apoyo del PPN.
En defensa de la enmienda, el regionalista Iñaki Iriarte ha afirmado que desde el principio UPN se temía que la creación de la Dirección General de Paz y Convivencia era "un acto exclusivamente cosmético" y ha remarcado que "la realidad nos ha confirmado que esto es así".
En su opinión, la dirección general "ha servido para blanquear un pacto, un acuerdo con quienes siguen sin condenar los asesinatos y siguen amparando la ruptura de la convivencia" y ha dicho al Gobierno que "si lo que quieren es maquillarse, aprovechando el Olentzero piden un set de maquillaje", pero que "dejen de ensuciar palabras tan serias como paz y convivencia".
Por parte de EH Bildu, Bakartxo Ruiz ha considerado que la propuesta de UPN responde a "un intento de meter ruido" y ha señalado que "si actuamos con responsabilidad política, hacer desaparecer una estructura administrativa completa con una enmienda a los Presupuestos no parece muy lógico".
Por su parte, la parlamentaria del PPN Ana Beltrán, aunque no se ha referido expresamente a la propuesta de UPN, ha reprochado a las cuatro formaciones que sustentan al Gobierno que "tengan el valor de no apoyar partidas para la memoria de las víctimas de ETA y sí para otras víctimas" y ha reivindicado que "las víctimas de ETA se merecen mucho más de lo que ustedes les dan". "No creemos en su modelo de paz y convivencia", les ha dicho.
Desde Geroa Bai, Virginia Alemán ha criticado la iniciativa presentada por UPN, con la que no están "para nada de acuerdo", y ha opinado que "más allá del ruido mediático que pretende" la enmienda es "inaceptable" y supone "una irresponsabilidad". Además, ha animado a UPN a "trabajar en positivo y a actuar de forma constructiva con propuestas para mejorar" y ha defendido que la Dirección General de Paz y Convivencia es "una estructura fundamental, inédita y necesaria, hoy más que nunca".
En representación de Podemos, Rubén Velasco ha lamentado la presentación de la enmienda de los regionalistas al entender que la existencia de la Dirección General de Paz y Convivencia es "necesaria" y ha afirmado que no sabe "exactamente" qué es lo que ha pasado con las familias de las víctimas de ETA. "Una vez que se aclaren los malentendidos que puedan haber sucedido, consideramos que la labor que están haciendo y el trato hacia todas las víctimas ha sido exquisito", ha apuntado.
La socialista Inma Jurío ha sostenido que los argumentos dados por UPN "no justifican" la desaparición de la Dirección General de Paz y Convivencia, si bien ha defendido que "todavía queda un camino largo por andar en esta materia". Tras señalar que desde su partido entienden la postura de las víctimas de ETA, ha opinado que "sigue siendo necesaria la Dirección en el momento en el que nos encontramos".
Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha asegurado que la Dirección General de Paz y Convivencia "no se creó para blanquear ningún pacto con EH Bildu, sino que se creó para trabajar en materia de víctimas, paz, convivencia y derechos humanos". "El objeto de esta dirección general es desarrollar en estos campos el acuerdo programático suscrito, que no tiene ninguna tacha ética", ha subrayado.