Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento catalán extiende la prohibición de los cortes de luz y gas a todo el año

Artur MasEFE

El pleno del Parlament ha aprobado este jueves las propuestas de resolución presentadas por CiU y ERC que instan al Govern a mejorar el sistema de pago de la renta mínima de inserción (RMI) y a ampliar a todo el año la tregua invernal que impide que se pueda cortar el suministro de luz y gas a las personas sin recursos.

Ambas iniciativas han contado con los votos a favor de CiU, ERC y C's, y las abstenciones de PSC e ICV-EUiA --que se han mantenido en la misma postura en todas las mociones presentadas conjuntamente por la federación y los republicanos--, además de las del PP y la CUP.
Pese a que ha prosperado la ampliación del decreto contra la pobreza energética, CiU y ERC han rechazado destinar una partida presupuestaria a ayudar a las familias beneficiarias a afrontar la deuda, una petición impulsada por el PSC e ICV-EUiA, con apoyo de la CUP y C's --el PP se ha abstenido--.
A petición de C's, CiU y ERC también han votado a favor de crear un sistema de ventanilla única de atención social en coordinación con las administraciones locales para tramitar todas las ayudas y beneficios, además de fomentar la participación de los menores en la "vida comunitaria y social" de Catalunya.
También han prosperado otras mociones conjuntas de CiU y ERC: crear un proyecto de ley de ocupación antes del verano, crear un fondo social de vivienda con pisos procedentes del banco malo, aprobar antes de final de año una nueva cartera de servicios sociales y nuevos abonos sociales en transporte público.
Además, el pleno se ha comprometido a que los niños sin recursos tengan cubierto la totalidad del coste del comedor escolar, así como incorporar la "flexibilización" a las becas en este ámbito, con el objetivo de que familias en situación de vulnerabilidad sobrevenida puedan optar a ellas a mitad de curso: esta iniciativa ha contado con la complicidad de todos los grupos menos de la CUP, que se ha abstenido.
A instancias de la CUP, se ha aprobado un plan de apoyo a los barrios más vulnerables, y revisar todas las ordenanzas de civismo que impliquen algún tipo de estigmatización de la pobreza.
El pleno también ha aprobado instar al Gobierno español a territorializar todas las partidas incluidas en los presupuestos del Estado de lucha contra la pobreza, así como a "restaurar todas las transferencias finalistas destinadas a la Generalitat que se han rebajado desde 2010 en el ámbito de la protección social".
Voluntad política
La diputada del PSC Eva Granados ha criticado la falta de voluntad política que se ha evidenciado en el debate, y ha lamentado que no se hayan logrado grandes acuerdos contra la pobreza: "Este pleno era extraordinario y por eso eran necesarios acuerdos extraordinarios".
La diputada de CiU en el Parlament Mercè Jou también ha lamentado no haber alcanzado grandes acuerdos con PSC e ICV-EUiA, a quienes ha acusado de pedir un incremento presupuestario que el Govern no puede avalar, aunque ha asegurado que si ambas formacions han optado por abstenerse "será porque no se ha hecho tan mal".
La diputada de ICV-EUiA Laura Massana ha celebrado que "algunas cosas aprobadas están bien", pero ha advertido de que se podrían haber acordado hace un año, y ha acusado al Govern de diluir la intención del pleno para convertirlo en humo, algo en lo que ha coincidido el diputado de la CUP David Fernández.
Desde las filas del PP, el diputado Fernando Sánchez Costa ha lamentado que no hayan prosperado sus propuestas, entre ellas la creación de un fondo de solidaridad de 300 millones de euros, y ha pedido al Govern "menos palabras y más decisiones, medidas y determinaciones en la lucha contra la pobreza".
El parlamentario de C's José María Espejo-Saavedra ha defendido la "reactivación de la economía y la inversión en educación" como elementos clave para la lucha contra la pobreza y ha agregado que no hay igualdad real de derechos si no hay igualdad real de oportunidades.