Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlament mantiene la tramitación de las leyes de 'desconexión' pese al fallo del TC

El Parlament no suspenderá la tramitación de las tres leyes de 'desconexión' que JxSí y la CUP impulsan para avanzar hacia la independencia pese a que una sentencia del Tribunal Constitucional de finales de 2016 anuló las ponencias de la Cámara que habían elaborado las normas.
Según fuentes parlamentarias, las tres leyes independentistas no se han redactado finalmente en el marco de estas ponencias, sino que JxSí y la CUP han optado por presentarlas como proposiciones de ley "con otros nombres y procedimientos jurídicos" distintos.
Así, las citadas fuentes han asegurado que las ponencias conjuntas "habían caducado" mucho antes de que el TC las anulara y que ya no funcionaban desde hacía tiempo, por lo que aseguran que no hay ninguna contradicción con el Alto Tribunal.
Por ello, las leyes de transitoriedad jurídica, de hacienda catalana y de seguridad social propia --las tres leyes de 'desconexión'-- se seguirán tramitando en el Parlament sin que hayan quedado afectadas por la sentencia del TC, concluyen estas fuentes.
De hecho, primero los letrados de la Cámara y después el propio TC recordaron a JxSí y la CUP que podían impulsar estas leyes por la "vía ordinaria" --como finalmente han hecho-- y no mediante ponencias conjuntas, ya que en estas ponencias no han participado todos los partidos.
Las tres leyes están en diferentes fases de tramitación: la de la hacienda catalana y la de seguridad social ya han superado los debates de totalidad y ahora deberán abordarse en comisión, mientras que la de transitoriedad jurídica está pendiente de que el pleno decida si la admite a trámite.
Por todo esto, la Mesa del Parlament reunida este martes ha decidido tomar nota de la decisión del Alto Tribunal, pero no ha tomado ninguna medida al respecto porque considera que no debe hacerlo.
DEBEN PARTICIPAR TODOS
El artículo 126 del Reglamento del Parlament establece que la ponencia tiene que contar "con representación de todos los grupos" para elaborar el texto de la ley en tres meses, y en este caso no fue así, ya que las reuniones iniciales de las ponencias fueron bilaterales entre JxSí y la CUP porque el resto que grupos no quisieron ir.
Esta anomalía, de la que no existía jurisprudencia, llevó a C's y al PSC a acudir al TC, que en su sentencia reprocha a JxSí y la CUP no haber realizado "ningún esfuerzo dialéctico" para defender que las tres proposiciones de ley debían hacerse a través de una ponencia, y no a través de otros mecanismos parlamentarios que no originasen esta polémica.
REUNIÓN DE LA MESA
Los servicios jurídicos del Parlament han comunicado este martes a la Mesa la sentencia del TC y sus efectos: principalmente, que las ponencias conjuntas "se eliminan y es como si no hubieran existido nunca", y no se prevé recurrir porque ya no estaban funcionando 'de facto', según las citadas fuentes.
Otro de los efectos es que si JxSí y la CUP "quieren retomar estas ponencias conjuntas, no podrán", aunque es una posibilidad que no estaba prevista en los planes de ambos grupos porque las leyes ya se están tramitando.