Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlament rechaza reclamar al Gobierno una relación bilateral con los votos de JxSí y CUP

El Parlament ha rechazado este jueves una moción del PSC que reclamaba al Gobierno central una relación bilateral Estado-Generalitat con los votos en contra de JxSí y la CUP para "encontrar canales de solución a la multiplicidad de asuntos de interés público que están bloqueados".
Los socialistas registraron esta moción en el Parlament en el mismo momento en que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, rechazó acudir a la Conferencia de Presidentes autonómicos de este 17 de enero, justificando su ausencia en la exigencia de un trato "bilateral" con el Estado.
La moción recogía reactivar la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, la Comisión Mixta de Traspasos, la Comisión Mixta de asuntos Económicos y Fiscales, y la Comisión Bilateral de Infraestructuras.
Otro de los puntos que recogía la moción y que ha sido rechazada con los votos de JxSí y la CUP, pero también con los del PP, es el que instaba al Govern a abordar "sin dilación la negociación de nuevo modelo de financiación, revisando el excesivo esfuerzo" de reducción del déficit impuesto a las comunidades autónomas, negociando la quita parcial de su deuda, introduciendo el principio de ordinalidad e impulsando consorcios tributarios.
Tampoco ha prosperado --por el mismo rechazo-- el punto de la moción que constataba que en 2014 tendría que haber entrado en vigor el nuevo sistema de financiación autonómica, que tendría que servir para obtener más recursos para hacer frente a las políticas sobre las que tienen competencia la Generalitat.
JUDICIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA
Con los votos de JxSí, C's, el PP y la CUP se ha rechazado el punto de la moción transaccionado con SíQueEsPot que incidía en que la judicialización de la política catalana representa "un escollo al diálogo y a los acuerdos necesarios para afrontar los retos sociales y democráticos de futuro que tiene la sociedad catalana".
Por su parte, JxSí y la CUP han tumbado el punto transaccionado con C's que instaba al presidente de la Generalitat a asistir siempre a la Conferencia de Presidentes Autonómicos, "cumpliendo con sus funciones como máximo representante de todos los catalanes".
JxSí y la CUP también se han opuesto a que el Gobierno central presente un proyecto de ley de protección y fomento del plurilingüismo, y a que el instituto Cervantes promueva y difunda la lengua y la cultura catalanas, junto con el resto del lenguas oficiales.
El diputado de JxSí Jordi Sendra ha explicado el sentido del voto de su grupo parafraseando al conseller de Exteriores del Govern, Raül Romeva: "El problema no es que no haya entendimiento entre los gobiernos, sino que es un problema estructural. O lo afrontamos o dentro de diez años no habremos profundizado" en él.
Además, le ha reprochado al PSC la presentación de la moción por su concepción federalista donde "todo se arreglará con una reforma de la Constitución", a lo que el diputado del PSC Ferran Pedret le ha replicado que no pretende que ninguna de las partes renuncie a su posicionamiento político sino que se trata de desencallar la situación.
"No estamos reclamando que nadie abandone sus planteamientos políticos. Hablamos del mientras tanto. Hablamos de reactivar todos los mecanismos que existen de carácter bilateral", ha subrayado.
El diputado de la CUP Carles Riera ha explicado que rechazan la moción porque es la de "el poli bueno, pero que no deja de ser policía", y pretende a su juicio mantener el 'statu quo' pensando en la reforma de un Estado que los 'cupaires' consideran irreformable.
El diputado de C's Fernando de Páramo ha explicado que su partido está a favor del diálogo como demuestran los pactos que han alcanzado en diversas administraciones, llevándolos a compromisos sobre el papel, pero ha reprochado a los socialistas catalanes que "compren el discurso de la judicialización de la política", porque cree que eso es responsabilidad de quien se salta las leyes.
El diputado popular Alejandro Rodríguez ha apoyado algunos puntos, como los que pedían el traslado de sedes de organismos estatales a Catalunya, pero le ha reprochado al PSC que en otros "genera unas expectativas que después no se pueden cumplir" porque trascienden las competencias catalanas.
El diputado de SíQueEsPot Joan Josep Nuet ha apoyado la propuesta de diálogo y, en respuesta a los grupos que defienden que no se puede hablar con el Estado, ha explicado que "algún día no gobernará el PP, cambiará el gobierno" tanto en el Estado como en la Generalitat.