Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Palau encargó a Ferrovial su ampliación pese al "escepticismo" de los arquitectos

El expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet y su mano derecha, Jordi Montull, encargaron a Ferrovial la gran ampliación de las instalaciones de la institución cultural en 1999 pese al "escepticismo" de los arquitectos de la obra, Carles Díaz y Óscar Tusquets.
Díaz ha testificado este viernes en el juicio del caso Palau: "Habíamos tenido relaciones anteriores con Ferrovial que no habían sido muy buenas. Es una empresa muy dura. Cuando tratas con ella siempre buscan la vuelta para aumentar el presupuesto".
Ha explicado que así se lo dijo entonces a Jordi Montull, advirtiéndole de ir "con mucho cuidado" si contrataban a Ferrovial, que los responsables del Palau acabaron eligiendo frente a las otras dos candidatas, entre las que estaba Dragados.
Tusquets, compañero de despacho de arquitectos, se ha pronunciado en la misma línea aunque ha admitido que el trabajo fue satisfactorio: "Pese a nuestro escepticismo, la calidad de la obra fue aceptable. Era una empresa con la que discutimos el contrato estéticamente pero cumplió el contrato".
El fiscal considera que esta constructora utilizaba el Palau de la Música para camuflar las supuestas comisiones ilegales a CDC a cambio de la concesión de obras públicas desde las instituciones que este partido controlaba.