Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page dice que si está en cuestión el orden constitucional en Cataluña, el PSOE estará con el Gobierno

Pide paciencia y serenidad "para aguantar provocaciones" y discursos y que la reforma no responda a ningún "ultimátum"
El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha afirmado que si lo que se pone en cuestión en Cataluña es el orden constitucional, el PSOE estará con el Gobierno en las actuaciones que haya que llevar a cabo, de las que ha preferido no hablar porque no ve conveniente "dar pistas".
"El Gobierno tiene que saber qué hacer y tiene que saber que va a contar con todos los partidos demócratas", ha afirmado durante su intervención en un desayuno informativo de Europa Press en Madrid, a propósito de qué ocurrirá si finalmente las instituciones catalanas organizan y llevan a cabo una consulta independentista el año que viene.
García-Page ha explicado que su partido tiene un proyecto para Cataluña diferente al del PP y al del Gobierno, pero ha agregado que ese es otro debate, no el que realmente se puede plantear si se organiza el referéndum: se estaría poniendo en duda el orden constitucional.
En ese punto está convencido de que los partidos políticos irán "de la mano" porque lo que se plantea no es un debate entre izquierda y derecha sino "un conflicto entre el respeto o la falta de respeto al sistema democrático".
Ha asegurado que cuando muchos catalanes apuestan por el derecho a decidir están pensando en realidad en el derecho a opinar y que son términos diferentes, porque el primero supone el reconocimiento de la soberanía. "Y eso no está en discusión", ha zanjado.
"Los que defendemos la igualdad por encima de todo, estamos hoy más obligados a defender la unidad", ha dicho también, para añadir su opinión de que "algunos de los fanatizados por el independentismo responden a un puro egoísmo económico", más que a reivindicaciones políticas.
También ha asegurado que él apuesta por una Cataluña que recupere el puesto de motor económico del país y que no se mantenga el "caos político". "Pienso que hay que arreglarlo dialogando", ha recalcado.
SINGULARIDADES SÍ, PERO NO ECONÓMICAS
García-Page se ha referido también a la reforma de la Constitución, sobre la que se puede hablar si no se discute qué es España sino cómo se organiza, ha dicho.
En este punto, se ha mostrado a favor de tener "sensibilidad" para las singularidades territoriales y ha pedido para eso "cintura", aunque ha dejado claro que se refiere a singularidades culturales o simbólicas.
"Esas no tienen dificultad. Es mas complicado que sean económicas", ha dicho. Y ha advertido contra cerrar el actual debate "simplificándolo en una cifra", en referencia a cesiones económicas a Cataluña que, ha adelantado, no aceptará. "Todos tenemos los mismos derechos y necesidades", ha enfatizado.
REFORMAR EL EDIFICIO SIN CAMBIAR EL SOLAR
En cualquier caso, el presidente de Castilla-La Mancha se ha mostrado partidario de una reforma constitucional que cambie piezas del edificio y no de solar y, en ningún caso, ha añadido, en reacción a ningún ultimátum.
Ha criticado, en alusión a Podemos, que se plantee esta reforma como si el país estuviera en 1978 y tuviera que crear un nuevo consenso constitucional. "Partimos de una magnífica Constitución", ha dicho, y se ha ofrecido a buscar el máximo consenso entre partidos para abordar cambios.
"Podemos modificar algunas de las plantas del edificio, el salón de estar, incluso el hall, pero no tiene ningún sentido cambiar de solar, es precisamente lo que no puede cambiar. Hay que tener mucha serenidad y mucha paciencia para aguantar discursos, provocaciones, amenazas, que realmente pueden conducir a una enorme frustración social y colectiva", ha concluido.