Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez: “Estaría encantado de reunirme con Iglesias pero para firmar un acuerdo”

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes que "a lo largo de esta semana" enviará a Podemos una "propuesta revisada" de su programa de gobierno, en la que incluirán las medidas que compartan del documento que les ha remitido el partido morado. Asimismo, ha dicho que está dispuesto a reunirse con su líder, Pablo Iglesias, y a "hacerse la foto", pero cuando lleguen a un acuerdo.

"Con Iglesias no me haré una foto, sino las que hagan falta, cuando lleguemos a un acuerdo, pero es el momento de trabajar y de negociar y eso es lo que esperan los españoles de nosotros", ha explicado en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso tras reunirse con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Democracia y Libertad (DL).

De este modo, Sánchez ha dado a entender que no se va a reunir con Iglesias para analizar el documento, tal y como ha pedido el partido morado. El procedimiento que va a seguir el PSOE es estudiar la oferta de Podemos, seleccionar las medidas que compartan, e incluirlas en su documento, que después remitirán a la formación de Iglesias.

"Estamos estudiando ese documento y en el momento en que lleguemos a un acuerdo, por supuesto que me haré la foto con Iglesias", ha reafirmado, para insistir en que lo que lo primero que hay que hacer es "negociar y trabajar".

Sánchez ha lamentado que, hasta ahora, la negociación con Iglesias se está haciendo a través de "ruedas de prensa" y ha llamado a su partido a sentarse ya a la mesa de negociación y a hablar de las propuestas de sus partidos.

Según ha dicho, hay "elementos comunes" sobre los que pueden llegar a acuerdos, aunque discrepan en algunos aspectos del documento de Podemos. En concreto, ha apuntado que no es "bueno crear tantas expectativas" como, a su juicio, hace el partido morado al hablar de 96.000 millones más de gasto en una legislatura.

Pero ha insistido en que hay que hablar de lo que les une y ha señalado que para eso precisamente sirven las negociaciones, como las que mantiene abiertas con otras formaciones políticas desde el momento en que el jefe del Estado le encargó la investidura.

De hecho, ha querido dar las "gracias" a Ciudadanos, IU-Unidad Popular, Compromís y Coalición Canaria por su disposición. "Estamos avanzando y creo que podemos llegar a un acuerdo", ha dicho Sánchez, que, en otro momento de la rueda de prensa, ha asegurado que es "razonablemente optimista" sobre la posibilidad de lograr ser investido.

Así lo ha dicho cuando se le ha preguntado por las palabras del portavoz de ERC, Joan Tarda, quien, tras reunirse con él ha dicho que le ha visto "preocupado". "No estoy preocupado, al contrario, soy razonablemente optimista", ha dicho, para después apuntar que "nadie dijo que esto iba a ser fácil". "Pero hoy estamos mucho más cerca de esos acuerdos que hace diez días", ha asegurado

Ciudadanos ha "entendido" el mensaje del 20D

En particular, cuando se le ha preguntado si podría anunciarse próximamente algún acuerdo con Ciudadanos, Sánchez ha agradecido "la disponibilidad y la disposición" de este partido y de su líder, Albert Rivera.

A su juicio, esta formación política "ha entendido lo que expresaron los españoles el pasado 20 de diciembre" y es que tienen que llegar a acuerdos en función de sus "ideas" y no de las siglas para "ayudar" a que España tenga gobierno y que sea "progresista y reformista".

"Tengo que agradecer a Rivera la disposición que tiene para negociar e intentar resolver la situación política que vive España y constituir un gobierno de manera urgente, que es lo que necesitan y quieren lo españoles", ha afirmado.

Le gustaría que con Podemos fuera "más fácil"

Mientras tanto, Sánchez ha reconocido que con Podemos las cosas son "más complicadas", porque la negociación "la hacen de otra forma", y ha admitido que le gustaría que fuera "más fácil". Eso sí, ha recalcado que a él le "pueden más las ganas de cambiar las cosas que las formas" y, por eso, se queda con "el fondo".

Y en el fondo, ha explicado, está "convencido" de que ambos partidos pueden "cambiar juntos" políticas para hacer frente, por ejemplo, a la emergencia social en España. Por eso precisamente, ha reiterado, responderán al documento de Podemos.

Eso sí, ha avanzado que en su respuesta no habrá mención a la estructura de gobierno que plantea Iglesias. Así, y aunque una vez más no se ha cerrado a la posibilidad de un gobierno de coalición --con Podemos u otros partidos, aunque sólo lo ha pedido el partido morado-- ha insistido en que en este momento toca hablar de la investidura.

"No me niego a hablar de sillones, pero primero quiero hablar de soluciones y del proyecto político que podamos compartir", ha recalcado Sánchez, que ha defendido que en toda negociación "lo honesto" es priorizar las políticas para, entre otras cosas, crear empleo.

Porque, ha recalcado, "en toda negociación para formar gobierno, de lo último que se habla es de qué puesto va a tener uno u otro". "Primero lo que tenemos que hablar es de cuáles son los espacios comunes", ha remachado.

No al referéndum

Por lo que se refiere a la defensa del referéndum en Cataluña que hace Podemos, y a la exigencia del Comité Federal del PSOE de no negociar con quienes defiendan ese tipo de consultas, Sánchez ha defendido que no comparte el planteamiento del partido morado y ha insistido en que el objetivo del PSOE es reformar la Constitución.

Cuando se le ha reiterado que la resolución socialista considera "irrenunciable" la renuncia a esos postulados para empezar a hablar, ha recalcado que, hasta ahora, la negociación con Pablo Iglesias está siendo mediante ruedas de prensa, porque todavía no se han sentado a negociar.

En relación al referéndum, Sánchez ha insistido en que la Constitución no reconoce la fragmentación de la soberanía nacional y, por eso, cualquier consulta exigiría una reforma. Así, y ya que habría que reformar la Carta Magna, ha apostado por hacerlo para que todos los españoles voten una solución a la crisis y no para que los catalanes voten una división.