Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paco Frutos arremete contra la dirección del PCE por no dejarle escribir en Mundo Obrero

El que fuera secretario general del PCE entre los años 1998 y 2009, Francisco Frutos, ha arremetido contra la dirección del Partido Comunista por no dejarle escribir en la revista Mundo Obrero (MO) en una carta dirigida a todos los miembros del Comité Federal y que titula "cobardía política".
El que fuera cabeza de lista de IU en las elecciones del año 2000 --tras la enfermedad de Julio Anguita-- asegura que "el Director de Mundo Obrero, Ginés Fernández, de acuerdo con los todavía Secretario General del PCE, José Luís Centella, y Secretario de Organización, Fernando Sánchez, en nombre de la dirección del partido, según parece", han decidido que deje de escribir su columna mensual en Mundo Obrero.
"Seguramente lo han hecho porque han debido constatar que ya soy viejo y debo descansar de tan ardua tarea, lo cual les agradezco porque demuestra el noble corazón comunista que les guía en la preservación de la salud de los ex-dirigentes del partido, y en la defensa intacta de la ideología del PCE, mantenida a través de la moda joven y la renovación permanente, siempre que ello no afecte a sus eternos cargos y silloncitos", afirma Frutos.
El ex dirigente comunista asegura que hasta ahí llega su agradecimiento pero recuerda que "siempre hay un pero". Ese "pero", según Paco Frutos, es que "sean tan cobardes y no hayan tenido tiempo de coger el teléfono" o de enviarle una carta "con o sin derecho a réplica" para comunicarle que "dejaba de escribir mensualmente la columna de MO".
No obstante, asegura que no le ha afectado "nada" teniendo en cuenta, dice, la "deriva hacia la liquidación real del PCE, después de casi haberlo hecho ya con IU, siendo Mundo Obrero un instrumento útil, aún cuando aburrido, para esos propósitos".
LOS VIEJOS PREDICADORES Y LOS NUEVOS GARZONERS
Según Paco Frutos, el PCE e IU pueden volver a ser dos organizaciones "muy importantes" para construir un "verdadero proyecto transformador de la izquierda". Eso sí, advierte que eso puede ocurrir "el día en que sean capaces de liberarse de personajes" como los que hace referencia en la misiva y dejen de ser "juguetes de los viejos predicadores y de los nuevos Garzoners".
Con sarcasmo afirma que no les hace perder más tiempo porque supone que estarán "muy ocupados" en organizar a las "masas" para "la nueva soberanía e independencia de Andalucía, después de llevar ya tanto tiempo con la de Cataluña apoyando a sus testaferros".
Y tirando de ironía se despide en la carta diciendo que espera que no la den publicidad porque va contra su estilo de "informar y respetar la libertad de opinión" y les anuncia que lo hará él.