Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias propone una dirección reducida para la formación

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su círculo de confianza proponen que la formación quede dirigida por un grupo pequeño de entre diez y quince personas liderado por un secretario general, elegido mediante elecciones primarias cada tres años por todos los inscritos en el censo del partido.

Así se recoge en el borrador de principios organizativos, recogido por Europa Press, que ha elaborado Iglesias junto a algunos de los miembros del equipo técnico que se encargan de organizar la Asamblea ciudadana de Podemos, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre.
El equipo diseña una organización política con una estructura parecida a la de las formaciones tradicionales aunque con distinta denominación de sus órganos, y propone a la Asamblea Ciudadana --de la que forman parte todas las personas inscritas en Podemos-- como el máximo órgano de decisión.
La Asamblea Ciudadana deberá ser consultada para todas las decisiones de relevancia de la organización, como las listas electorales o la política de alianzas, y tendrá entre sus competencias determinar la línea de política general de la formación, elaborar las candidaturas y aprobar los programas electorales definitivos.
Todos los cargos pueden ser revocados
También elegirá a 63 miembros de los 81 que formarán el Consejo Ciudadano, que sería el aparato similar al Comité Federal del PSOE o la Junta Directiva Nacional del PP. Este órgano será completado por el secretario general y 17 secretarios autonómicos como miembros natos.
De él saldrá un Consejo de Coordinación de entre 10 y 15 personas propuestas directamente por el secretario general, que será en el que se apoye para realizar sus tareas tanto de carácter público como de coordinación interna.
"Los miembros del Consejo de Coordinación podrán ser revocados por el secretario general, por la mayoría absoluta del Consejo Ciudadano o por la Asamblea Ciudadana mediante un referéndum", establece el texto propuesto por Pablo Iglesias y su equipo. La figura de la revocación está incluida para todos los cargos del partido, que en cada caso deberá ser solicitada por diferentes porcentajes de afiliados o miembros de sus órganos.
Según esta estructura, Podemos también contará con una Comisión de Garantías Democráticas encargada de velar por el respeto a los derechos a los inscritos en la formación y sus principios fundamentales y normas de funcionamiento.
Similar estructura territorial
En cuanto a su estructura territorial, replicará básicamente en su organización interna la fórmula estatal, con su propia asamblea ciudadana, consejo ciudadano y secretaría general. Sin embargo, las decisiones de las asambleas territoriales podrán ser revocadas por la asamblea estatal.
También articula la figura del Círculo, "la herramienta con la que Podemos promueve la participación, el debate y la relación activa con la sociedad", y que puede ser de carácter territorial o sectorial. En los Círculos incluye mecanismos para evitar la pérdida de confianza de sus miembros, que es uno de los temores de la dirección del partido.
De esta forma, apunta que, en caso de que se haya producido la pérdida de confianza sobre uno o varios miembros del Círculo, o existan sospechas "fundadas" sobre su comportamiento, se deberá poner en marcha un procedimiento "garantista" mediante la recogida de firmas para iniciar una moción de confianza.
Limitación de mandato a ocho o doce años
También ha presentado un documento con los principios éticos que deben guiar a cualquier miembro del partido o representante público, y que incluye conceptos como la limitación salarial, la rendición de cuentas o la imposibilidad de pasar a la empresa privada cuya actividad hubiera tenido conexión de intereses con sus tareas como representante.
Además, sus representantes deben comprometerse a renunciar al cargo público en caso de ser imputado, procesado o condenado y los mandatos estarán limitados a un máximo de ocho años, pudiendo prorrogarse "excepcionalmente" a un máximo de doce.