Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias ve una vergüenza para España que Rajoy tenga que declarar en la Audiencia Nacional y no dimita

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, considera "vergonzoso" para España que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, vaya a acudir a declarar a la Audiencia Nacional "para hablar de la financiación ilegal de su partido", y más que lo haga como testigo, cuando él era "el responsable de las campañas electorales".
"Es una situación que habla de la excepcionalidad democrática española. En cualquier país europeo, un presidente del Gobierno en una situación así tendría que dimitir", ha asegurado en declaraciones a los medios en el Congreso, al ser preguntado por la decisión de la Audiencia Nacional de citar a Rajoy a declarar presencialmente el 26 julio en la sala del juicio del 'caso Gürtel'.
"Dicen que va como testigo, pero va para hablar de la financiación ilegal de su partido cuando él era responsable de las campañas electorales. Lo que ha quedado probado es que el PP financió ilegalmente campañas y que, por lo tanto, fue dopado a las campañas", ha denunciado.
LA LEGITIMIDAD DEL SISTEMA ELECTORAL, "EN DUDA"
El hecho de que el PP concurriera, según Iglesias, "con más dinero del que legalmente le correspondía", pone a su jucio "en duda la legitimidad del sistema electoral". "En una democracia normal eso debería obligar a que el presidente del Gobierno dimitiera", ha manifestado. "Yo no sé qué más tiene que pasar", se ha preguntado.
"Es una situación vergonzosa, de excepcionalidad, y por esta razón estamos presentando una moción de censura, porque es vergonzoso que este partido esté parasitando las instituciones", ha sentenciado, para añadir, en este sentido, que las comparecencias o las peticiones de dimisión no son la solución, sino echar al Gobierno a través de una moción de censura.