Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE reprocha a Wert la supresión de EpC

"No tiene sentido continuar a estas alturas de nuestra democracia con este debate"

El portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, Mario Bedera, ha reprochado al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, que sustituya la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC) por Educación Cívica y Constitucional. El ministro, por su parte, ha defendido que no va a mantener una materia que cuenta con 55.000 objetores.
"No tiene sentido continuar a estas alturas de nuestra democracia con este debate", ha advertido el ex secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, que ha recordado a Wert que el número de opositores a la asignatura implantada por el Gobierno socialista "sólo representa al 0,67 por ciento del alumnado".
Bedera ha señalado que la Unión Europea hace de la educación cívica "uno de los pilares de las políticas en materia de educación". También ha criticado que el PP "hable de adoctrinamiento ideológico" y ha preguntado a Wert si piensa que "las escuelas están sólo para transmitir conocimientos y no para educar en valores".
El ministro ha defendido que sobre las cuestiones que son objeto de acuerdo universal, el Gobierno "no las pone en duda". "No estamos por suprimir una educación cívica y constitucional, pero no vamos a mantener una asignatura que ha contado con 55.000 objeciones, que son muchas", ha puntualizado.
Asimismo, ha señalado que en "aras a la voluntad de consenso" se ha abstenido a leer algunos de los textos procedentes de libros de EpC que "están lejísimos al objetivo del Consejo de Europa" que pretende que los estudiantes salgan de la educación obligatoria "con un conocimiento razonable de los valores constitucionales, los principios de la convivencia para que se desenvuelvan como ciudadanos".
A su juicio, el objetivo del sistema educativo no se reduce a formar personas "con alta empleabilidad", sino formar también ciudadanos, pero que esto "no significa que esa formación sea susceptible de convertirse en adoctrinamiento".