Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE votará el jueves en contra del primer dictamen con las actividades extraparlamentarias de los diputados

El PSOE votará en contra del primer dictamen con las actividades extraparlamentarias de los 350 diputados que se elevará este jueves al Pleno del Congreso, si bien ha decidido tomar la palabra en el debate de ese informe para explicar las razones que le llevan a adoptar esta decisión, según confirmaron a Europa Press fuentes socialistas.
El Grupo Socialista, que se abstuvo en la votación de dicho informe en la Comisión del Estatuto del Diputado hace tres meses, ha acordado finalmente optar por el 'no' porque sigue manteniendo dudas sobre una treintena de parlamentarios del PP, Unidos Podemos y Ciudadanos puedan compaginar sus actividades privadas con su escaño.
Precisamente esas dudas fueron las que llevaron al PSOE a pedir una votación separada de esos diputados. No obstante, sus peticiones se encontraron con los reparos de los servicios jurídicos del Congreso, que advirtieron de que esos dictámenes se suelen votar en bloque.
UN AÑO SIN CONTROL DE INCOMPATIBILIDADES
Ése fue, de hecho, el motivo por el que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, decidió retirar del orden del día del Pleno del pasado 9 de marzo la votación de ese dictamen sobre las actividades de los diputados con la idea de que los grupos alcanzaran un acuerdo sobre este asunto.
Sin embargo, desde el pasado marzo los socialistas se han mantenido en su tesis de reclamar una votación separada hasta que la semana pasada la presidenta de la Cámara Baja reunió a los portavoces para comunicarles su decisión de incluir la votación de ese informe en el Pleno de este jueves. El objetivo: zanjar este asunto, puesto que se ha cumplido ya un año desde la elección de los diputados y ese dictamen aún está pendiente.
En ese encuentro Pastor les advirtió, además, de que si no había un acuerdo, habría que votar, uno por uno, las actividades extra de los 350 diputados, lo que implicaba horas de una votación que, según el Reglamento, debe celebrarse a puerta cerrada ocultando el resultado de cada votación y el sentido de voto de cada grupo.
DE LA ABSTENCIÓN AL 'NO'
Así las cosas, la nueva portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles, se comprometió con Pastor a buscar una fórmula para evitar esa votación, pero sin contradecir la posición que el Grupo Socialista, que defiende una interpretación radical de las incompatibilidades. Finalmente, los socialistas han accedido a que ese informe se vote en bloque pero votarán en contra del mismo.
Ahora bien, el PSOE ha solicitado en la reunión de la Junta de Portavoces pedir la palabra en el debate de ese punto del orden del día del Pleno del jueves para defender su postura pero, a priori, la discusión de ese informe también debe celebrarse a puerta cerrada, como todo lo relativo a las actividades privadas de sus señorías.
En concreto, el PSOE sostiene que sólo se permita a los diputados compaginar su escaño con actividades como la docencia ocasional, el ejercicio profesional puntual no remunerado, la creación literaria o la participación gratuita en programas y tertulias.
Y para reforzar el control, los socialistas afirman que, sin necesidad de cambiar el Reglamento, se debería posibilitar que los diputados que quieren la compatibilidad comparezcan ante la Comisión del Estatuto del Diputado para defender su actividad, y que el órgano pueda hacer un seguimiento de ello para evitar casos como los de Vicente Martínez Pujalte o Pedro Gómez de la Serna, que se escudaban en informes que autorizaban sus actividad de asesoramiento.