Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE calcula que Gallardón "malgastó" 11,5 millones de euros en proyectos para M-30 que no se ejecutaron

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid ha acusado al Consistorio del popular Alberto Ruiz-Gallardón de "malgastar" más de 11,5 millones de euros en proyectos para las obras de la M-30 que finalmente no se llevaron a cabo.
Así se desprende del informe elaborado por los socialistas al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se detallan un total de 10 proyectos por un monto total de 11.540.335 euros que modelaron una "reforma virtual de la M-30 con proyectos de construcción redactados, algunos duplicados, sin ejecutar, pero pagados por los madrileños".
Para la edil socialista portavoz en materia urbanística, Mercedes González, esta documentación da muestra de la "mala gestión y derroche" del PP, que "engrosó la deuda del Ayuntamiento". "Se generó una enorme deuda que la terminarán de pagar nuestros nietos, una muestra del acuerdo entre la derecha económica y la derecha política", ha añadido.
González ha indicado que este informe, adelantado por la Cadena Ser, se ha elaborado cotejando información que el PSOE tenía en su propio archivo con otra documentación solicitada.
PROYECTOS REDACTADOS, PAGADOS Y NO EJECUTADOS
Entre los proyectos redactados para las obras de la M-30 que no fueron ejecutados, el PSOE agrupa tres de ellos como "proyectos dejados sin efecto por acuerdo de la Junta de Gobierno de 1 de febrero de 2007".
Estos son la construcción del bypass de la avenida de la Ilustración, Túnel Este, encargado a la empresa Euroestudios, y que se presupuestó en 1.216.079 euros; la construcción del bypass de la avenida de la Ilustración, túnel oeste, se encargó también a la empresa Euroestudios por un importe total de 1.352.277 euros, y la conexión bypass norte con A-1, se encargó a Typsa por 1.209.536 euros.
Otros de los proyectos que no se ejecutaron tras haberse proyectado fueron la remodelación de la M-30, tramo desde la N-V a carretera de Castilla túnel oeste, a Iberinsa por 930.630 euros; misma empresa a la que se le encargó la misma remodelación en la parte del túnel este por 995.328 euros.
A la empresa Inocsa se le encargó el soterramiento de la N-V, el tramo entre el enlace con la N-V hasta la conexión con la M-30 en calle Sepúlveda, por 1.124.064 euros, así como la remodelación de la M-30 del tramo entre enlace con la N-V en calle Sepúlveda hasta Puente de Toledo. Este proyecto se diseñó por 1.203.048 euros.
También se proyectó la supresión del paso elevado de la M-30 sobre la avenida de la Albufera y la construcción de un paso interior, a Esteyco, por 528.000 euros. Por un monto de 1.532.550, se proyectó, con encargo a Aepo, el soterramiento de la M-30 y N-V.
A la empresa Ginprosa se le encargó la remodelación de la M-30 del tramo entre el enlace con el puente de Toledo hasta el enlace con el Puente de Praga, por 1.458.822 euros.
El informe detalla que la inversión de Madrid Calle 30 en estas obras, a 31 de diciembre de 2006, ascendía a 2.883 millones de euros, "a lo que hay que sumar 26 millones de euros en control de calidad y 45 millones en inspección y vigilancia de obras, según cifras recogidas en el contrato de 2005".
"La suma de estos tres conceptos es 2.954 millones de euros pero, posteriormente, se reconocieron a Madrid Calle 30 sobrecostes adicionales antes de finalizar las obras, de forma que en la
modificación del contrato aprobada en 2007, se cifra la inversión
realizada por Madrid Calle 30 en 3.180 millones de euros", lo que se traduce en un 18,61 por ciento superior a los 2.849 millones de euros contemplados en el contrato original de 2005, según indican los socialistas.
Además, el PSOE asegura que la "premura" en redactar los proyectos de construcción de la reforma de la M-30 hizo que estos tuvieran que ser modificados antes o durante las mismas obras. "Prácticamente todos los proyectos sufren modificaciones sustanciales, no solo del sistema constructivo sino también de elementos fundamentales de soluciones elegidas", asegura la formación.
Esta "indeterminación" de las soluciones a adoptar en algunos tramos llevaron, según el PSOE, "a encargar proyectos de construcción alternativos en lugar de hacer un estudio previo de alternativas y luego seleccionar un único proyecto".