Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE mira hacia un futuro incierto

Sólo hay una fecha clara, el 13 de enero. Ese día se constituyen las Cortes, pero de ahí en adelante, nada cerrado. Y si no se eligiese presidente en poco más de dos meses habría que celebrar de nuevo elecciones. No se sabe cúando habrá gobierno, pero tampoco quién y cómo va a conformar mayoría suficiente. Rajoy ha visto ya a todos los líderes y, tras los encuentros en Moncloa, apuntan desde su partido hacia un tripartito: PP, PSOE y Ciudadanos. En el PSOE lidian, además, con líos internos. Se habla de cambio en la secretaría general y cobran fuerza los apoyos al ascenso de Susana Díaz. Sánchez confía en una alternativa de izquierdas y de progreso,  pero va perdiendo apoyos entre sus filas.

Tampoco en Ciudadanos hay un mensaje unívoco. Dicen que no están por el reparto ni de cargos ni de sillas, pero Rivera suena en algunas quinielas como portavoz del Ejecutivo. Teorías y especulaciones no faltan. La mayor división parlamentaria de la historia, con diez grupos en el Congreso, y el complicado resultado de las elecciones dejan, dos semanas después de los comicios, un panorama incierto.