Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSN contempla la abstención en la investidura de Barkos

PSN contempla la abstención en la investidura de BarkosInformativos Telecinco/ Agencias

El PSN contempla abstenerse en el pleno de investidura de la candidata de Geroa Bai, Uxue Barkos, como nueva presidenta del Gobierno foral, pero condiciona el sentido final de su voto al contenido del propio discurso de investidura.

Así lo ha señalado la secretaria general del PSN, María Chivite, durante la reunión, a puerta cerrada, del Comité Regional del partido, en el que ha propuesto, en su discurso de apertura, la abstención del PSN en la investidura como muestra de "voluntad de diálogo", pero "desde una postura vigilante y sin cheques en blanco".
Estaba previsto que los socialistas navarros fijaran su voto sobre la investidura de Uxue Barkos en el Comité Regional de este sábado, pero al no tener "quorum suficiente", ya que sólo se han inscrito 82 miembros, finalmente no se ha sometido a votación esta cuestión.
De este modo, tal y como ha propuesto Chivite, los socialistas contemplan la abstención en la investidura de la nueva presidenta, aunque condicionan su voto final al contenido del discurso de Barkos, ha informado el PSN en un comunicado.
En su intervención ante el Comité Regional, la líder del PSN ha afirmado que espera que el nuevo Ejecutivo foral "cambie las maneras de hacer política" y que "esté a la altura y no caiga en tentaciones personalistas o imposiciones".
En su opinión, durante esta legislatura "más que nunca" el diálogo "va a ser fundamental" y a partir de ahora "se va a ver el talante e intenciones del nuevo Gobierno".
Por todo esto, Chivite ha propuesto que el PSN no se oponga a que Barkos sea la nueva presidenta porque, según ha dicho, el partido "apuesta por el cambio" y "queremos mostrar nuestra voluntad de diálogo". Eso sí, ha agregado, serán "muy exigentes" con el nuevo Gobierno y tendrán "una postura vigilante y sin cheques en blanco".
Además, ha advertido de que "si el cambio para la presidenta Barkos va a ser pagar peajes a Bildu con tal de gobernar, y llevar a Navarra hacia una deriva nacionalista vasca, entonces no vamos a poder acordar".