Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP valenciano pide que la "población desplazada" por el turismo también sea un criterio en la financiación

En sus enmiendas al Congreso del PP, pide también buscar acuerdos para "articular, con carácter general, la limitación de mandatos"
El PP valenciano que dirige Isabel Bonig ha presentado una enmienda al Congreso Nacional del partido para que "la población desplazada" por el turismo también sea un criterio a tener en cuenta en la negociación del nuevo sistema de financiación que se aprobará en 2017.
Se trata de una de las 11 enmiendas que el PPCV ha presentado a las ponencias que se debatirán en el cónclave que se celebrará en Madrid entre los días 10 y 12 de febrero. En este caso, las enmiendas sobre financiación van dirigidas a la ponencia de Economía y Administración Territorial que ha coordinado el vicesecretario de Autonomías y Municipal, Javier Arenas.
En concreto, en ese documento que ha presentado Arenas se plantea que las necesidades de financiación de las comunidades "deberán fijarse atendiendo a sus necesidades reales" y, por lo tanto, se tendrán en cuenta variables que ponderen la población, en especial el envejecimiento o la población en edad escolar; junto con otras que recojan factores físicos (dispersión, superficie, insularidad) y que "se determinarán en el grupo de trabajo creado en el CPFF para cada una de las competencias".
Sin embargo, el PP de Bonig propone en su enmienda, a la que ha tenido acceso Europa Press, que el texto de la ponencia recoja específicamente también a la "población desplazada", en alusión al sobrecoste que asumen aquellas autonomías como la Comunidad Valenciana o Baleares receptoras de un gran número de turismo.
Además, pide dejar claro en la ponencia de Arenas que "el nuevo sistema de financiación no puede suponer, en ningún caso, el empeoramiento de la posición financiera absoluta de ninguna comunidad autónoma, pero debe equiparar a todas las comunidades autónomas en la cápita de la prestación de los servicios públicos fundamentales, entendiendo como tales la educación, la sanidad y los derivados de los servicios sociales".
"El principio de igualdad de cualquier persona a los mismos servicios fundamentales independientemente del territorio donde viva, se establece como principio fundamental mínimo que debe recoger y ponderar el nuevo sistema de financiación", señala el texto que propone el PP valenciano.
Además, el PPCV pide que la reforma se aborde con la participación y la responsabilidad de todos, en la "búsqueda de amplios consensos que doten de estabilidad y permanencia al sistema". De hecho, añade que debe garantizar los principios de autonomía, coordinación, lealtad institucional, estabilidad presupuestaria, corresponsabilidad fiscal, solidaridad e igualdad territorial, así como la "sencillez en sus mecanismos de confección y de revisión".
En otra enmienda a la misma ponencia de Arenas propone la elección directa de los alcaldes por sus vecinos. Según el PPCV, con esta propuesta pretenden dar "todo el protagonismo a los ciudadanos", así como avanzar "en la mejora de la calidad democrática, la participación ciudadana y el vínculo de confianza entre ciudadanos y representantes políticos".
LA LIMITACIÓN DE MANDATOS
En otra de sus enmiendas, a la que ha tenido acceso Europa Press, dice que el Partido Popular "procurará acuerdos y el máximo consenso con el resto de fuerzas políticas para articular, con carácter general, la limitación de mandatos".
En la justificación de esta enmienda a la ponencia Política y de Estatutos que ha coordinado Fernando Martínez-Maillo, señalan qe una de las reclamaciones de la ciudadanía ha sido reclamar una "renovación de los cargos públicos electos, con el fin de acabar con la idea de una 'profesionalización' de la política". A su entender, uno de los medios es tomar medidas dirigidas a limitar los mandatos en los cargos electos.
Por otra parte, y con el objetivo de reforzar el papel de los militantes y su participación en el proceso de elección del presidente, el PPCV plantea que la votación de los compromisarios en el congreso sólo podrá modificar el resultado producido mediante el voto directo de los militantes si el candidato ganador obtiene en esa segunda votación, al menos, las dos terceras partes de los votos emitidos por parte de los compromisarios.
En otra enmienda, con la finalidad de garantizar el derecho de los militantes a conocer a qué candidato representa cada compromisario, establece que los candidatos a la presidencia podrán presentar en cada colegio electoral una lista de compromisarios adscritos a su candidatura. En tales casos, en el impreso de votación, junto al nombre y apellidos del aspirante a compromisario, figurará la adscripción a uno u otro candidato.
Finalmente, y para asegurar la máxima participación de los militantes en el proceso, se propone que la Junta Directiva convocante del cónclave podrá acordar que sean compromisarios todos los militantes que se inscriban para participar en el proceso electoral en el plazo de 15 días recogido en la ponencia de estatutos.
Del mismo modo, la dirección regional elevará una propuesta para impulsar un pacto de Estado que regule la extensión y límites del aforamiento de los representantes públicos. "Avanzar en un acuerdo de estas características tiene como objetivo profundizar en la renovación de la confianza de la ciudadanía en la clase política", ha subrayado el PPCV.
ENMIENDAS EN MATERIA SOCIAL
En materia social, el PPCV ha presentado enmiendas en defensa de la custodia compartida y del establecimiento de un marco normativo común de derechos y servicios sociales que regule las Rentas Mínimas de Inserción, la coordinación socio-sanitaria y planes de activación para evitar la demora en la dependencia.
Asimismo, se ha presentado otra enmienda a la ponencia de Educación en la que se apuesta por políticas en materia musical para su impulso y reconocimiento social, tanto en conservatorios y escuelas de música como en los centros de educación general.