Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP pretende fijar cuándo un acusado de corrupción debe dejar la política

Enfrentamientos en Pamplona por la manifestación contra la corrupciónGtres

El PP promoverá un pacto ético con los demás grupos parlamentarios para estudiar cuando un cargo público implicado en un caso de presunta corrupción debe abandonar sus responsabilidades políticas, de forma que los partidos puedan aplicar el mismo criterio ante casos similares.

Así lo ha adelantado el secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, que ha señalado que en este momento "hay quien piensa que la mera imputación" es motivo suficiente para dejar la política, otros lo sitúan en "un momento posterior", si "hay indicios racionales de criminalidad y acusación formal", y también hay quien cree que hay esperar a una condena judicial.
"Es un debate abierto que forma parte de ese pacto ético que nosotros proponemos para que, entre todas las fuerzas políticas, nos pongamos de acuerdo sobre cuándo debe ser el momento en que un político afectado por un caso debe dejar sus responsabilidades", ha manifestado.
El diputado del PP, que ha recordado que la presunción de inocencia es un "principio básico" del ordenamiento jurídico español, ha reconocido que es un asunto "complicado" porque una imputación es "una garantía procesal", pero "muchas veces se hacen juicios a priori".
Bermúdez de Castro ha subrayado que esta cuestión forma parte de un pacto "ético" y "político" entre los partidos porque es "difícil legislar" sobre el derecho de sufragio pasivo relativo a la participación en la vida pública, ya que no se puede "privar de un derecho fundamental" a una persona.
"Alarma social" ante los casos de corrupción
Tras admitir que los casos de corrupción "han generado un clima de preocupación y alarma social" que requiere una respuesta "política y jurídica", ha enumerado algunas de las las medidas presentadas por Mariano Rajoy en el Debate de la Nación, como la Ley de Control de la Actividad Económica de los partidos, la Ley Reguladora del Ejercicio de las Funciones Políticas, la reforma del Código Penal, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y de la Ley de Contratos del Sector Público.
Según ha dicho, cuando esté listo este "ambicioso" paquete legislativo a favor de la regeneración democrática, España va a ser una de las "legislaciones más avanzadas" de su entorno en la lucha contra la corrupción. "Creo que esta legislatura tiene que ser la legislatura de la regeneración", ha enfatizado.
En este punto, ha emplazado a los demás partidos a apoyar estas medidas de lucha contra la corrupción porque se trata de una "demanda ciudadana". "Y creo que en este momento no es una opción, es una obligación. Y en ese sentido, debe ser un pacto por los ciudadanos", ha recalcado.