Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Malestar en el PP por las palabras de Wert sobre la "españolización" de los catalanes

La afirmación realizada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, manifestando su intención de "españolizar a los alumnos catalanes", no ha caído bien entre algunos dirigentes populares, quienes creen que en este momento, una expresión de estas características, sólo contribuye a reforzar la posición de los nacionalistas catalanes.

El titular de Educación realizó esta afirmación el miércoles, durante su intervención en el Pleno de Control al Gobierno en el Parlamento. "Nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes y que se sientan tan orgullosos de ser españoles como de ser catalanes y que tengan capacidad de tener una vivencia equilibrada de esas dos identidades porque las dos les enriquecen", afirmó.
Esto provocó la rápida reacción de CiU, cuyo portavoz parlamentario le acusó inmediatamente de "alimentar el independentismo". Incluso la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, tachó de "preconstitucional" la pretensión del ministro de Educación: "Hay una visión de España que es preconstitucional: estamos ante una involución muy clara y explícita".
Y precisamente y según las fuentes consultadas, esto es lo que trata de evitar el Partido Popular, que los nacionalistas catalanes utilicen cualquier excusa para alimentar el victimismo y que les sirva como argumento para reivindicar la independencia.
Algunas fuentes señalaron que la expresión, según la dijo el ministro, sonó a querer "catequizar" a los alumnos, cuando en realidad, la educación debe estar encaminada a generar un buen clima de convivencia y de conocimiento tanto de Cataluña como de España.
Precisamente en este sentido fue la reacción que tuvo el miércoles el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien apostó por "una buena convivencia" en materia educativa en Cataluña y afirmó de manera rotunda que él quiere que "todo el mundo se sienta orgulloso de ser a la vez catalán y español".