Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP, partidario de compaginar el escaño de diputado con más actividades privadas

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, se ha mostrado partidario de establecer un régimen de compatibilidades "más flexible" para que los diputados puedan compaginar su actividad parlamentaria con otras actividades privadas. Tras asegurar que el Parlamento tiene un régimen de transparencia "bastante alto", ha dicho que es "bueno" que la gente dé el paso a la política sin pensar que eso implica renunciar a su profesión "para siempre".

"Creo que hay que aumentar las compatibilidades de los diputados, establecer un régimen más flexible que el actual y que permita precisamente compatibilizar esta actividad con otras actividades privadas", ha manifestado Hernando en los pasillos de la Cámara.
El dirigente del PP ha lanzado esta propuesta al ser preguntado por las informaciones que señalan que el exministro y actual embajador en Londres, Federico Trillo, y el portavoz de Economía en el Congreso, Vicente Martínez-Pujalte, cobraron de una constructora especializada en obra pública por trabajos de asesoría mientras eran diputados.
Ambos han asegurado que declaran todos los ingresos de sus despachos (Trillo habría recibido 354.560 euros en casi tres años y Pujalte unos 75.000 en poco más de un año) tanto al Congreso como a Hacienda y que no han recibido ninguna comunicación ni de la Agencia Tributaria ni de la Fiscalía Anticorrupción.
El portavoz del Grupo Popular ha subrayado que Pujalte ha dado "suficientes explicaciones" de manera pública y ha "cumplido" con los requisitos fijados por la ley. "Él mismo ha hecho un ejercicio de transparencia que me gustaría a mi que otros en otras ocasiones hubieran hecho", ha enfatizado.
Además, Hernando ha destacado que el Parlamento español es uno en los que hay "mayor régimen de transparencia y de incompatibilidades". "Es uno de los Parlamentos más duros de Europa", ha abundado, para añadir que los parlamentarios españoles "respetan las reglas de juego y el régimen de incompatibilidades".
Por eso, ha insistido en que le parece "compatible" ser diputado con otras actividades privadas "siempre" que no se incurra en actividades delictivas como puede ser el tráfico de influencias, cohecho o prevaricación.
"Salvadas esas circunstancias, me parece que igual que uno puede estar de diputado y ser secretario general de un partido, o ser presidente de un partido, pues también se puede ser asesor. Siempre, insisto, respetando las normas que impone la Cámara que ya son de las más restrictivas del mundo", ha manifestado.
Rafael Hernando ha insistido en defender ese régimen más flexible de compatibilidades para las personas que llegan a la política "no tengan que renunciar a su vida anterior o futura por el hecho de ser diputados".
En opinión de Hernando, es "bueno" que haya gente que pueda ser parlamentario sin pensar que por el hecho de dar el paso a la política va a perder su profesión y su actividad "para siempre". "Esto no es bueno ni para la Cámara ni para el país", ha concluido.
El PSOE pide endurecer el régimen
El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha recordado que su formación es partidaria de endurecer el régimen de incompatibilidades de los diputados y ha subrayado que las noticias relativas a los cobros por actividades extraparlamentarias percibidos por el diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte, y el expresidente del Congreso y ahora embajador en Londres, Federico Trillo, demuestran que "desde que los intereses públicos y privados se confunden en el PP desde hace tiempo".

Para Luena, esto demuestra que, como defiende el PSOE, es necesario endurecer las incompatibilidades de los parlamentarios. El propio Grupo Socialista ha optado por obligar a sus miembros a reducir sus actividades extraparlamentarias a las que tienen que ver con la función política o la docencia, impidiendo a sus diputados cobrar por ellas.