Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP, PSOE y C's censuran a la antigua CDC que siga con su 'monotema' del referéndum desoyendo el diálogo institucional

Tumbarán la moción de los independentistas que busca crear una ponencia en el Congreso para negociar la consulta
El PP, el PSOE y Ciudadanos han cargado este miércoles contra la antigua Convergència (CDC) --ahora Partido Demócrata Europeo Catalán (PDECat)-- por seguir empeñado en su "monotema" de la celebración de un referéndum "ilegal" para la independencia y lo han hecho entre llamadas al diálogo institucional para resolver la cuestión catalana y abandonen "quimeras imposibles".
Estas críticas han tenido lugar durante el debate en el Pleno del Congreso de una moción de los independentistas catalanes que busca crear un grupo de trabajo en el Congreso para tratar de buscar una salida al conflicto catalán que incluya el referéndum, y que se ha desarrollado minutos después de que el Tribunal Constitucional haya suspendido la consulta soberanista catalana prevista para 2017.
Lo que ha llevado al portavoz de la antigua CDC, Francesc Homs, a plantear si el debate de su propuesta no supondría "un acto de desobediencia" y si, por ende, en unos meses el Congreso debería enfrentarse a una suerte de suplicatorio general.
LOS "EXTREMISTAS" DEL PP
Dicho esto, Homs ha acusado a los partidos constitucionales de ser "previsibles" respecto al tema catalán y de tener "miedo" a dialogar "de verdad" y a plantear un referéndum porque "no son capaces de convencer" en Cataluña. En concreto, ha cargado contra el PP, a quien ha criticado por actuar como "auténticos extremistas" y de querer "vencer a través de tribunales y de imposiciones".
El texto de CDC ha recibido sendas enmiendas del PP, el PSOE y Ciudadanos, que coinciden en desechar su pretensión de crear una ponencia parlamentaria sobre el problema catalán y en apostar por el diálogo institucional. Dado que los independentistas catalanes no han aceptado ninguna, su propuesta, que se votará este jueves en el Pleno, no saldrá adelante.
Así se lo han subrayado sus respectivos portavoces en este debate, quienes han recriminado a los independentistas que sólo les preocupe el referéndum y no ninguno de los otros 45 asuntos que el presidente catalán, Carles Puigdemont, reclamó al presidente Mariano Rajoy en su último reunión.
La presidenta del PP catalán y secretaria primera de la Mesa, Alicia Sánchez Camacho, ha echado en cara a la antigua CDC que se centre únicamente en el referéndum y no en gobernar para los 7,5 millones de catalanes y le ha recalcado no tienen competencia para celebrarlo, como le ha confirmado este miércoles el TC.
LA "MANO TENDIDA" DEL GOBIERNO
A continuación, la dirigente 'popular' ha reiterado la "mano tendida" del Gobierno para resolver el conflicto catalán pero, eso sí, les ha advertido de que no persigan "quimeras imposibles" porque "sólo generan frustración".
El mismo llamamiento ha hecho la coordinadora de los diputados y senadores del PSC en Madrid, Meritxell Batet, quien ha llamado a los independentistas a abandonar el "callejón sin salida" y a hacer un "esfuerzo" para tratar de llegar a acuerdos.
"¿Tienen miedo a dialogar porque tienen miedo a llegar a un acuerdo que tendríamos que someter a votación de todos los ciudadanos?", ha planteado Batet, antes de afear a PDECat que proponga crear una ponencia parlamentaria sobre Cataluña que se va a encontrar con un tema resuelto, teniendo en cuenta la cumbre de los partidos que defienden la hoja de ruta independentista del próximo 23 de diciembre.
De su lado, el secretario general de Ciudadanos en el Congreso, José Manuel Villegas, ha censurado, una vez más, el "monotema" de la antigua CDC con la independencia, ha subrayado que a lo único que tiene miedo su partido es a los políticos que se creen "por encima de la ley" y le ha reprochado que ya haya "renunciando" a dialogar después de que Puigdemont haya declinado asistir a la Conferencia de Presidentes del próximo mes de enero.
ERC PASA DE LA ABSTENCIÓN AL SÍ
Esquerra Republicana, socia de gobierno del PDECat, que este martes había avanzado que se abstendría, ha virado hacia el 'sí' para que dejar claro su apoyo "hasta el final a cualquier propuesta de diálogo", según ha dicho su portavoz Ester Capella. Eso sí, ha incidido en que la negociación debe ser entre el Gobierno catalán y el español y ha dejado claro que, "con diálogo o sin diálogo, y diga lo que diga el TC, ERC y Oriol Junqueras serán leales al mandato democrático de convocar el referéndum".
Desde en Comú Podem, su portavoz Xavier Domènech, que también defiende que sea en el Congreso donde se busque una salida política al conflicto, ha quitado toda credibilidad al TC, y ha cargado contra el PSOE acusándole de "matar cada día al federalismo" al presentarlo, no como propuesta, sino como contrapropuesta al referéndum.
El PNV también ha dado su apoyo a la moción porque, según ha explicado Mikel Legarda, respalda la necesidad de "buscar una solución a un problema político frente a la judicialización de la política".