Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP, PSOE y Ciudadanos rechazan que la Familia Real tenga que publicar sus bienes y actividades, como los políticos

También se alían para tumbar las enmiendas de ERC que buscaban dejar al Rey sin presupuesto
El PP, el PSOE y Ciudadanos han sumado sus votos este miércoles en la Comisión de Presupuestos del Congreso para rechazar una enmienda de Unidos Podemos al proyecto presupuestario que pretendía obligar los miembros de la Familia Real a presentar una declaración de bienes y actividades, tal y como hacen los cargos políticos. Además, los tres grupos han tumbado las enmiendas de Esquerra Republicana (ERC) para eliminar la asignación presupuestaria a la Casa del Rey y sustituirla por un sueldo para el Jefe del Estado similar al del presidente del Gobierno.
"Un Estado supuestamente democrático no puede permitir instituciones opacas. El jefe del Estado debe dar explicaciones públicas a través de las cuentas", defendió el diputado de En Comú Podem Joan Mena este martes durante el debate de las enmiendas.
Sin embargo, el 'popular', Rubén Moreno le replicó que el último informe de Transparencia Internacional ha situado a la Casa del Rey en un cuarto lugar que "ya quisieran" otras instituciones. También subrayó que Zarzuela creó en 2007 el cargo de interventor para sus cuentas, que desde 2014 son examinadas por la Intervención General del Estado (IGAE).
"La Casa del Rey tiene un presupuesto que se ha visto reducido y congelado en los últimos siete años, es absolutamente transparente y todo para realizar una labor de Estado impecable", aseveró, justificando su voto en contra.
Además, PP, PSOE y Ciudadanos han tumbado las enmiendas de ERC que pretendían suprimir la asignación presupuestaria a la Casa del Rey y sustituirla por una retribución salarial para el Jefe del Estado equivalente a la del presidente del Gobierno.
7,82 MILLONES
En el proyecto presupuestario del Gobierno, la partida asignada a la Casa del Rey se sitúa en 7,82 millones de euros y la enmienda de los independentistas catalanes pretendía eliminar ese presupuesto y sustituirlo por un salario de Jefe del Estado al nivel del que cobra el presidente del Gobierno, que recibe un total de 79.756 euros al año sin derecho a pagas.
En su enmienda, defendida por el diputado Joan Capdevila, se argumenta que Felipe de Borbón no cobra como Jefe del Estado, sino que "cobra como Rey", es decir, que "es beneficiario de unos privilegios históricos incompatibles con la democracia". "A falta de República y de modernidades, que el Rey cobre igual que el presidente del Ejecutivo y acabar con privilegios", defendió el diputado durante el debate.
Sin embargo, los tres portavoces de PP, PSOE y Ciudadanos ya anticiparon su voto en contra. Según Saúl Ramírez, de la formación naranja, la Monarquía es "una institución que sirve a los españoles" y que "no supone mayor gasto que otras análogas" del entorno europeo.
UNA LABOR INDEPENDIENTE E IMPECABLE
Rubén Moreno, del PP, explicó que el presupuesto de la Casa del Rey es "una obligación constitucional" para garantizar que el jefe del Estado puede ejercer su labor "con independencia", una labor que tilda de "impecable".
En ese sentido, precisó a ERC que esos 7,82 millones no es "el sueldo del rey", sino un presupuesto que incluye todos los salarios y gastos de altos cargos, funcionarios y empleados, así como gastos corrientes que incluyen viajes.
Asimismo, recordó que el presupuesto de la Casa del Rey no ha sido "ajeno a la crisis" pues lleva siete años entre rebajas y congelaciones y sólo ahora sube un 0,5% que apenas suponen 43.000 euros más.
Además de pronunciarse sobre las enmiendas, la Comisión de Presupuestos ha votado la sección presupuestaria correspondiente a la Casa del Rey, que ha sido votada conjuntamente con las cuentas de Cortes Generales y otras instituciones, todas ellas aprobadas con apoyo de PP, PSOE, Ciudadanos, el PNV y Unión del Pueblo Navarro.