Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP tilda la comisión de Madrid Calle 30 de "cacería" y Sánchez Mato pide calma si tienen "la conciencia tranquila"

El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, ha reiterado este lunes que la comisión de investigación sobre Madrid Calle 30 es una "cacería", mientras que el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha pedido a los populares que no estén "nerviosos" siempre que tengan "la conciencia tranquila".
"Esto no es una comisión de investigación; es una cacería política, y lo que improta son las víctimas de esta cacería", ha criticado Henríquez de Luna sobre la comisión, que responde a un acuerdo plenario alcanzado el pasado 28 de febrero. A ella sí acude el PP, no como ocurrió con la dedicada a la venta de viviendas públicas de la EMVS a 'fondos buitre'.
Henríquez de Luna ha pedido que se aporte la documentación que acredita las suspuestas irregularidades. Tras ese examen han pedido que haya comparecencias técnicas "y luego políticas".
En este punto, Sánchez Mato ha alegado que los ediles de todos los grupos están en posesión de esa documentación "desde el 14 de septiembre del año pasado". "Imagino que no la han podido ver porque estarían preparando la defensa ante el caso del Canal, que por cierto, también tenían informes de asesoría jurídica, y parece que el juez no ha considerado suficientes ante el desfalco", ha aseverado el delegado de Economía y Hacienda.
Para Sánchez Mato "quedó claro en el informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas, donde se daban detalles que son determinantes sobre lo que tiene que trabajar esta comisión". En este sentido ha indicado que a pesar de que "hace referencia a ámbitos contables, hay más cosas".
"Hay aspectos políticos, que también se tienen que sustanciar; no somos jueces ni pretendemos serlo. La transformación de una empresa local en mixta debe incluir estudios técnicos y financieros", ha criticado el delegado, quien ha añadido que "no está en el expediente, y es un incumplimiento fraglante".
Carlos Sánchez Mato ha explicado que "cuando se decide un modelo u otro de gestión, se transfiere el riesgo a una de las partes", lo que "va en contra de los postulados de colaboración público privada". "Si solo el riesgo lo soporta el Ayuntamiento, se parece bastante a lo que hacían los bucaneros", ha aseverado.
"LA MAYOR OPERACIÓN DE ENDEUDAMIENTO"
El socialista Ramón Silva, que ha sustituido a su compañera Mercedes González por motivos de salud, ha asegurado que el 4 de marzo de 2004, el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid dejaron preparado el camino "a la mayor operación de endeudamiento" de la capital.
"Se transmitió al Ayuntamiento la circulación de la M-30; a partir de ahí, el Ayuntamiento sería el único titular del mantenimiento y la gestión de la M-30 y de los tramos de funcionalidad ligados a ellos", ha recordado.
Así, Silva ha precisado que "la forma de gestión fue la de crear una sociedad íntegramente municipal, así nace Madrid Calle 30 SA". El socialista ha reseñado que el objetivo era "otro", el de "elevar a Gallardón como alcalde con la mayor obra realizada en Madrid".
En su intervención, Silva ha recordado que la obra se planteó por 2.000 millones de euros, se adjudicó por 2.500 y el coste final ascendió a 3.500, a lo que hay que sumar el IVA. "El Ayuntamiento decidió modificar la forma de gestión, a través de una empresa de economía mixta, transformando la sociedad anónima en una de economía mixta", ha señalado.
"Finalmente, la operación costaría casi 7.000 millones de euros, pagados en cuotas hasta 2040", ha asegurado, para añadir a continuación que se trata del "doble de lo que Panamá pagó a Sacyr por la ampliación del Canal, la vía de navegación interoceánica entre el mar Caribe y el océano Pacífico".
"¿Por qué en las remisiones del Tribunal de Cuentas del modelo económico financiero de reequilibrio de 2011 no se incorporó una explicación suficiente ni una documentación de todas las variables que lo componen?", ha preguntado el socialista, quien ha indicado que "esta ocultación de documentación vital para el conocimiento de la consecución de objetivos, hace prever que el interés particular de quienes dirigían el Ayuntamiento de Madrid han estado por encima de los ciudadanos".
Silva también ha preguntado "¿por qué este afán de salida en 2011?, ¿por qué no constan que se hayan examinado alternativas a la gestión?". Por último, Silva ha reiterado el sobrecoste de 1632 millones de euros, a pagar hasta 2040 en una cuota anual de 49 millones.
"DESCALABRO ECONÓMICO"
El edil de Cs Miguel Ángel Redondo ha calificado de "descalabro económico" la operación de Madrid Calle 30, que cuesta a las arcas municipales "65 millones de euros hasta el año 2040", un "sablazo en toda regla".
"La Cámara de Cuentas, en su informe de fiscalización, ejercicios 2012, 2013, llega a conclusiones y recomendaciones, por las que se determina que el modelo de gestión es lesivo para las arcas de Madrid", ha explicado Redondo.
Para el edil de la formación naranja, el desarrollo de Madrid Calle 30 "se ha desparramado". "Los madrileños debemos pagar más impuestos y tasas", ha criticado, para reiterar que "faltan memorias y estudios preceptivos".
TEMAS A TRATAR
Una vez han intervenido los grupos municipales, el presidente de la comisión, Chema Dávila, ha señalado que PSOE, Ahora Madrid y Ciudadanos han votado 'sí' a los dos bloques en los que se dividirá la comisión, mientras que el PP se ha opuesto.
Así, la comisión analizará el modelo de gestión elegido, así como sus consecuencias. Proyectos de ejecución, afección de obras, plazos de ejecución, deficiencias, constitución inicial de la sociedad, justificación, y anulación de proyectos están dentro de este epígrafe.
En segundo lugar, se analizará el endeudamiento tras la modificación, los sobrecostes, el desarrollo societario, repercusiones económicas, importe modificado y swaps. Por último, se tratará la explotación y mantenimiento de la infraestructura.