Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dirigentes del PP piden contundencia contra Bárcenas frente a la indiferencia de 'Génova'

Convención Nacional del PPEFE

Dirigentes del PP consultados han coincidido en exigir contundencia contra Luis Bárcenas frente a la indiferencia que, a su juicio, ha expresado la dirección nacional del partido hacia su extesorero. Sin embargo, hay otros cargos que creen que hay que "ningunearle" para no darle protagonismo porque creen que sus ataques al PP ya están "amortizados".

Los 'disparos' de Bárcenas nada más salir de la cárcel contra Mariano Rajoy , al que ha acusado de conocer "desde el principio" la contabilidad B y cobrar en sobres, han acaparado buena parte de los comentarios de pasillos de miembros del PP durante la Convención Nacional que la formación celebra en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.
Los tres vicesecretarios generales del PP, Carlos Floriano, Javier Arenas, y Esteban González Pons, han dejado claro en sus discursos de este sábado que en el PP no hay "hueco" para la corrupción, que ésta no es un mal endémico sino individual y que por eso el partido no puede "autodestruirse".
En las filas del PP son muchos los que esperan que Rajoy aproveche su discurso de clausura del cónclave para lanzar un mensaje firme contra la corrupción que frene este debate. En su estilo, el presidente se ha negado en estas 48 horas a hacer ningún comentario y él mismo ha avanzando que hablará mañana sobre "corrupción".
EVITAR QUE CALE EL MENSAJE DE BÁRCENAS
Cargos del PP consideran que sigue siendo necesario lanzar un mensaje contundente para evitar que el goteo continuo de declaraciones ante los medios que realiza el extesorero del PP cale entre los ciudadanos, en un momento en que están tan cerca las elecciones municipales y autonómicas de mayo.
En este sentido, estos mismos dirigentes consideran que hay que repetir una y otra vez que el PP tiene las cuentas claras y que Bárcenas es el que ha robado y tiene el dinero en Suiza. "Si no hay nada que esconder, no hay por qué no reaccionar", resume un miembro del Comité Ejecutivo del partido.
Sin embargo, otras fuentes del PP recuerdan que Rajoy ya compareció en sede parlamentaria y que ofreció explicaciones sobre el llamado 'caso Bárcenas', por lo que no hay que darle más vueltas. "El daño que ha hecho Bárcenas ya está amortizado. Si no aporta nada nuevo no hay que salir a contestarle. El partido ha dado explicaciones y ha pedido disculpas", ha indicado un veterano dirigente. EL DISCURSO DE AZNAR SIRVIÓ DE FRENO
En lo que coinciden casi todos los cargos y dirigentes 'populares' consultados es en que la presencia y el largo y denso discurso de Aznar frenaron el efecto que han tenido las primeras declaraciones del extesorero nada más salir de prisión, en víspera del arranque de esta Convención Nacional.
La intervención del expresidente ha sido oficialmente recibida con agradecimiento y respeto a sus opiniones. Pero las fuentes consultadas se dividen entre los que interpretaron esas palabras como un chaparrón y quienes creen que fueron una arenga de cara a las elecciones de este año.
Entre los primeros, varios dirigentes censuran al presidente de honor que no tuviera una palabra de reconocimiento al trabajo del Gobierno, que se centrase en subrayar las carencias del partido, resumidas en las dos preguntas que lanzó: ¿Aspira realmente el PP a ganar las elecciones? y ¿dónde está el PP?
"Una palabra cariñosa no habría estado demás", sostiene un parlamentario. "Le faltó generosidad con Rajoy", añade un presidente autonómico, que recuerda que han sido tres años de legislatura muy duros con medidas difíciles para evitar el rescate que también hay que poner en valor.
Del otro lado, entre quienes consideran que Aznar lanzó una arenga y comparten su discurso, un alto cargo del PP cree que se puso en evidencia que el partido está debilitado y que no es el que sustenta al gobierno, sino viceversa: es el Ejecutivo el que está sujetando al partido.