Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP dice que Díaz busca acuerdos con Rajoy mientras Sánchez confronta

Mariano Rajoy recibe a Susana Díaz para analizar posibles inversiones de la UE en AndalucíaEFE

El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, considera que el PSOE no ha cerrado su crisis interna, puesto que este mismo lunes se vio a la presidenta andaluza, Susana Díaz, buscando acuerdos con el presidente del Gobierno "por el interés general", mientras el líder del partido, Pedro Sánchez, sigue "confrontando con el Gobierno poniendo por delante intereses particulares y electorales".

Bermúdez ha defendido que la imagen de la reunión de este lunes entre Susana Díaz y Mariano Rajoy "es una imagen de normalidad", y que "lo que no es normal" es la actitud de Sánchez, "obstruccionista" y contraria a cualquier acuerdo en lugar de "colaboracionista".
"Sigue habiendo dos discursos dentro del PSOE, la crisis no se ha cerrado y la pugna por el liderazgo sigue abierto", ha dicho Bermúdez en una entrevista en RNE.
El diputado ha asegurado que el PP habría querido alcanzar más acuerdos con el PSOE y confía en que, si no es posible un acuerdo global contra la corrupción, al menos sean posibles acuerdos parciales, pero ha lamentado que al líder de los socialistas le "entre el vértigo" en el momento de firmar un acuerdo.
Preguntado entonces si sería favorable a una 'gran coalición' entre socialistas y 'populares', ha replicado que la "gran coalición" del PP "es con los españoles". A su modo de ver, ahora las encuestas reflejan mucho desencanto, "por la intensidad y la dureza de la crisis y por determinadas prácticas irregulares y casos de corrupción", pero cree que cuando llegue el momento de votar el PP podrá ofrecer un buen resultado de su gestión.
Así, aunque ha dicho que entonces será el momento de las "conjeturas" sobre cómo conformar una mayoría confía en que esa mayoría la retenga el PP y los españoles "sabrán reconocer que el esfuerzo ha merecido la pena".
"Cuando gobierna el PP nunca fracasamos, siempre conseguimos dejar una España mucho mejor de la que recibimos, otros no pueden decir lo mismo y parece que les molesta. Otros fracasan, nosotros acertamos", ha dicho el diputado.
Eso sí, ha reconocido que aún queda trabajo por hacer, que el fin de la crisis ha sido "gracias a todos los españoles" y que el objetivo debe ser el desempleo: "Un parado subsidiado no es un problema resuelto, mientras no tenga empleo es un problema a resolver".
PODEMOS DESCALIFICA PARA NO RENDIR CUENTAS
Por otro lado, Bermúdez ha acusado al líder de Podemos, Pablo Iglesias de recurrir a descalificaciones para no precisar su programa y no rendir cuentas de sus propias acciones, porque "las mentiras y la demagogia tienen las patas muy cortas".
A su juicio, Iglesias recurre a las ambigüedades y "no explica qué haría en caso de alcanzar el poder y eso es lo preocupante", porque "allí donde su modelo gobierna, que es Venezuela" las libertades están restringidas, los opositores en la cárcel y "la inflación es la más alta del mundo, con cartillas de racionamiento".
Además, ha recordado que Iglesias ha hablado de "venir con una escoba para limpiar toda la suciedad de la política", y le ha respondido que para eso basta el Estado de Derecho y que debería aplicarse a sí mismo su vara de medir. "Ganaba 70.000 euros y no lo decía cuando iba en campaña", ha puntualizado, y le ha afeado también que no haya aclarado la acusación de haber cobrado en negro hecha por un excolaborador.
"No da explicaciones y cuando se las piden ataca a los periodistas porque no cree en la libertad de información". Bermúdez ha añadido que en uno de sus programas de televisión Iglesias afirmó en el pasado que habías que "controlar" a los medios de comunicación, y ha advertido de que eso "no casa muy bien con el sistema de libertades".