Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP lleva a su Congreso Nacional su propuesta para que gobierne el alcalde más votado

Se trata de una demanda histórica del PP, que llegó a presentar una proposición detallada en el Parlamento hace un año y medio
El PP llevará a su XVIII Congreso Nacional su propuesta de reforma electoral para que gobierne la lista más votada en el ámbito municipal, una promesa que ya incluyó en el programa electoral para las generales, según han informado a Europa Press fuentes 'populares'.
Este asunto formará parte de la ponencia de Economía y Administración Territorial que coordina el vicesecretario de Autonomías y Ayuntamientos, Javier Arenas, y en la que participan el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el coordinador del PPC, Xavier García-Albiol, el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y el presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros.
La propuesta para que gobierne el alcalde más votado es una reivindicación tradicional del PP y fue uno de los temas claves en la conferencia política celebrada en julio de año pasado. Entonces, el PP acababa de perder muchos Ayuntamientos (Madrid, Valencia, Cádiz o Valladolid) en las municipales de mayo de 2015 debido a los pactos poselectorales del PSOE y formaciones de izquierda.
Y al hilo de ese debate, con la resaca electoral por perder el bastón municipal en esos feudos, el PP registró a finales a julio una proposición para modificar el artículo 180 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) con un sistema que contempla la denominada prima de mayorías y también la convocatoria, en su caso, de una segunda vuelta.
EN EL PROGRAMA ELECTORAL
Después, el PP recogió esa propuesta para que gobierne el alcalde más votado en su programa para las generales del 20 de diciembre y del 26 de junio, pero no entraba en el detalle. "Promoveremos una reforma electoral para que gobierne la lista más votada en el ámbito municipal y nos comprometemos a respetar la costumbre de que sólo forme gobierno la opción más votada", reza textualmente en su oferta electoral.
Después en el pacto de investidura que PP y Ciudadanos sellaron a finales de agosto se habla de una reforma electoral global para abordar además otras cuestiones como "incrementar la proporcionalidad", hacer "listas desbloqueadas", limitar mandatos o eliminar la posibilidad de indulto a los condenados por delitos de corrupción política.
Mariano Rajoy es consciente de que la reforma electoral afecta a los pilares del Estado de Derecho y debe hacerse con consenso, igual que la reforma de la Constitución. Por eso, en el verano de 2014 cuando algunos de sus 'barones' pidieron una reforma para evitar que el PP fuera desbancado de muchos feudos en las autonómicas y municipales por los pactos de izquierda, el jefe del Ejecutivo no quiso seguir adelante en solitario sin el apoyo del PSOE.
NO SE ESPERA QUE LA PONENCIA ENTRE EN LA CONCRECIÓN
No se espera que la ponencia del PP que coordina Arenas y que incluirá este asunto entre en la letra pequeña de esa reforma electoral. En la iniciativa que el Grupo Popular presentó el 22 de julio de 2015, se defiende que los partidos que ganen las elecciones municipales puedan lograr una prima de mayoría (es decir, una representación extra en el Consistorio) si logran más del 35% de los votos y una diferencia de cinco puntos sobre la lista que queda en segunda posición.
Con esos resultados, esa candidatura "obtendrá automáticamente la mitad más uno de los puestos de concejal en el Ayuntamiento". Esa misma asignación de ediles, según el PP, se producirá "cuando una candidatura haya obtenido la mayoría simple, haya superado el 30% de los votos válidos emitidos en la circunscripción" y se dis tancie, al menos en diez puntos porcentuales de la siguiente candidatura.
Si no se diera ninguna de esas condiciones, se haría una segunda vuelta en la que concurrirían todas las candidaturas que hayan superado el 15% de los votos, según consta en esa proposición registrada hace un año y medio en la Cámara Baja.