Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP de Bilbao retira su propuesta de eliminar las calles dedicadas a La Pasionaria, Sabino Arana y Zumalacarregui

Eguíluz dice que el objetivo era "reflexionar sobre el rasero usado para borrar nombres y no suscitar la polémica que se ha destapado"
El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Bilbao ha retirado su propuesta para eliminar las calles de la Villa dedicadas a Dolores Ibarruri 'La Pasionaria', Sabino Arana y Tomás Zumalacarregui, con la que buscaba "reflexionar sobre el rasero usado para borrar nombres y no suscitar la polémica que se ha destapado", según ha explicado el portavoz popular, Luis Eguíluz.
Los populares habían presentado una proposición, para su debate en el próximo pleno, en la que solicitaban que, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, el Consistorio elimine del callejero bilbaíno las calles dedicadas a Dolores Ibarruri, Tomás Zumalacarregui, y Sabino Arana.
En la proposición el Partido Popular en el Ayuntamiento de Bilbao instaba al alcalde, Juan María Aburto, a, "tras una aplicación amplia y exhaustiva de la Ley de Memoria Histórica, eliminar del callejero bilbaíno a cuantos personajes no merezcan un hueco en nuestro callejero".
En la justificación de la proposición, los populares argumentaban que "no parece lógico, cuando actualmente estamos realizando una lectura exigente de la Ley de Memoria Histórica, que aún permanezcan en nuestro callejero los nombres de personajes como Dolores Ibarruri, comunista que apoyó decididamente al sanguinario Stalin y que tuvo una actuación terrible en la Guerra Civil Española; Zumalacarregui, general que bombardeó y sitió Bilbao, ya que no dedicamos una calle a la Legión Cóndor; o Sabino Arana, ideólogo del más rancio nacionalismo-racista y cuyos pensamientos han acabado por posibilitar la existencia de fenómenos como la banda terrorista ETA".
Por ello, solicitaban al alcalde la eliminación del callejero bilbaíno de los citados nombres y el nombramiento de las calles con un espíritu más "ecuménico".
La propuesta de los populares había sido presentada para que fuese debatida y votada en el pleno del Ayuntamiento de la capital vizcaína del próximo 26 de enero. Seis días antes, ha recordado Eguíluz, el Ayuntamiento que preside Juan María Aburto "cambiará el nombre de tres calles de Bilbao dedicadas a Alfonso Churruca, Eusebio García Alonso y Hermógenes Rojo apoyándose en la Ley de Memoria Histórica que fue promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero".
Eguiluz ha insistido en que el objetivo de la iniciativa de su grupo era "debatir sobre la aplicación de la Ley de Memoria", y ha recordado que en Bilbao "se han sustituido ya nombres de calles y el próximo 1 de febrero se eliminarán los nombres de Churruca, García Alonso y Rojo".
Ante este hecho, ha señalado, el objetivo del PP era "abrir el debate sobre cuál es el embudo y cuál es el rasero a la hora de borrar nombres de nuestra Historia". En ese sentido, se ha preguntado "por qué sí mantener Sabino Arana o el militar carlista Zumalacárregi, por ejemplo, y borrar otros como el caso del jesuita Remigio Vilariño que ya ha sido eliminado y que se significó más por su labor social que por su filiación".
"Ésta era la pretensión última de la proposición, no la de suscitar una polémica como la que se ha destapado. Precisamente, la intención final del PP de Bilbao es la de que los nombres del callejero sean escogidos siempre con el mayor consenso y aprobación posibles. Nunca hemos sido partidarios de planteamientos sectarios ni de utilizar la Historia y la Ley de Memoria como arma arrojadiza ni como argumento de bandos", ha concluido.
La proposición del PP ha sido calificada por el responsable institucional del EBB del PNV, Koldo Mediavilla, de "vergüenza histórica", mientras que EH Bildu ha reaccionado proponiendo al resto de grupos municipales establecer "un cordón sanitario" ante las "posiciones extremistas y ultras" del PP bilbaíno.