Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV dice que el problema de Euskadi y Cataluña "sigue abierto en canal" 40 años después de aprobar la Constitución

Afirma que "no hay una soberanía única que vincula a un todo, aunque lo diga" la Carta Magna
El responsable de Relaciones Institucionales del PNV, Koldo Mediavilla, ha afirmado que, 40 años después de aprobar la Constitución, el problema de Euskadi y Cataluña "sigue abierto en canal". Además, ha destacado que "no hay una soberanía única que vincula a un todo, aunque lo diga" la Carta Magna.
En un artículo colgado en su blog, recogido por Europa Press, Mediavilla ha señalado que "existe una comunidad que se define y siente como española" y, por tanto, "cualquiera, también un nacionalista vasco" como él, "debe reconocer y respetar".
No obstante, ha apuntado que "eso no significa, en ningún caso, que tal hecho imponga por exclusión, la existencia de otros hechos nacionales coexistentes en el ámbito geográfico" en el que se vive.
En este sentido, apunta que "la realidad lleva hoy al debate pendiente y no asumido en el Estado español de resolver satisfactoriamente las reivindicaciones nacionales de Euskadi y Catalunya en el ámbito peninsular".
"Casi cuarenta años después de la aprobación en el Estado de la Constitución, el problema sigue abierto en canal. Y mirar para otro lado o minusvalorar la brecha existente no ayudará a resolver el problema", ha advertido.
SIN IMPOSICIONES
El dirigente jeltzale asegura que "la convivencia no se impone ni se restringe al principio de legalidad". "Legalidad y democracia son fundamentos que deben combinarse porque puede haber legalidad sin democracia, sin que se soporte en la voluntad de la ciudadanía", añade.
En esta línea, indica que "la legalidad siempre debe estar al servicio de la voluntad de la gente y no al revés". "La unidad se puede imponer, la unión no, necesita del compromiso de las partes y del respeto de todas por reconocer la diferencia y el derecho que cada cual tiene para ejercerla", apunta.
Koldo Mediavilla afirma que "aquí no hay una soberanía única que vincula a un todo, aunque lo diga la Constitución". "Los nacionalistas vascos no nos sentimos reconocidos por la Constitución española, no creemos en un marco jurídico que, pese a reconocer nominalmente la existencia de nacionalidades en su seno, consagra la unidad, que no la unión, y lo haga mediante la servidumbre y la sumisión en un proyecto nacional único, el español que considera indisoluble", ha aseverado.
El representante del PNV manifiesta que "convivir es 'vivir con', vivir juntos, pero de mutuo acuerdo, por propia voluntad". "Mientras no se entienda ese concepto, será difícil encauzar el conflicto", destaca.
A su entender, "en pleno siglo XXI, en un mundo en el que las estructuras políticas en construcción se establecen a partir de soberanías compartidas, negar la pluralidad por imperativo constitucional es negar la igualdad de derechos a quienes" creen que su "representación nacional natural es distinta a la española".