Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV se desmarca de las negociaciones para la renovación del TC: "Que se lo coman con patatas"

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha explicado este jueves que ni el PP ni el PSOE se han dirigido a su grupo para incluirle en las negociaciones para el nombramiento de los cuatro miembros del Tribunal Constitucional que tiene que elegir el Senado y, en cualquier caso, ha querido dejar claro que no quiere participar en la renovación de un órgano al que no reconoce legitimidad. "Que se coman con patatas al Tribunal Constitucional", ha dicho.
Así se ha pronunciado Esteban en declaraciones en el Congreso antes de la reunión de la Junta de Portavoces. "El Constitucional está deslegitimado, hay que buscar otro árbitro y nosotros no lo vamos a legitimar", ha asegurado.
Los candidatos para convertirse en magistrados del TC son propuestos por los parlamentos autonómicos y elegidos por el Pleno del Senado, es decir, la Cámara vasca podría promover una candidatura. Sin embago, Esteban ha puesto en duda que merezca la pena proponer aspirantes.
JURISTAS INDEPENDIENTES
"¿Proponer a alguien para qué? ¿Para que haga un voto particular y se diga que los nacionalistas ya están representados?", se ha preguntado, antes de remarcar que nadie se ha dirigido a ellos para hablar de la renovación y que los miembros del TC deberían ser "juristas independientes".
"Nadie se ha dirigido a nosotros, no vamos a proponer a nadie porque nos parece mal que se proponga a unos y otros y al final las mayorías se reproduzcan una y otra vez", ha denunciado, poniendo de relieve que este tema "lo llevan de la mano PP y PSOE". "Que se tomen con patatas el Tribunal Constitucional", ha sentenciado.
Por último, ha insistido en que este órgano ha perdido "toda legitimidad" desde que puso "patas arriba" el sistema autonómico al sentenciar que no hay "ninguna competencia exclusiva en manos de las comunidades".