Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV vuelve a pedir en el Congreso suprimir la prisión permanente revisable

El PNV ha vuelto a registrar una proposición de ley en el Congreso en la que solicita la supresión de la prisión permanente revisable del Código Penal por considerarla "irresponsable" e "inconstitucional".
En su escrito, los nacionalistas vascos argumentan que la incorporación al Código Penal de la prisión permanente revisable es "una de las decisiones político-criminales más importantes desde el restablecimiento de un sistema jurídico político de libertades en el año 1978", pero que "no está justificada desde razones de política criminal y vulnera claramente los elementos nucleares de los principios constitucionales referidos al ordenamiento penal: el principio de legalidad y el mandato de resocialización", ambos contenidos en el artículo 25 de la Constitución Española.
En este mismo sentido, el PNV insiste en que la incorporación de esta pena, que encubre la pena de prisión de por vida o prisión perpetua, "persigue únicamente una función retributiva y vengativa de la pena" en aras a una "supuesta mayor seguridad ciudadana" y "niega el sistema de derechos y valores de la Constitución".
En concreto, sostienen que, además del citado artículo 25 de la CE, "atenta contra la dignidad de los seres humanos (art.10 CE) y contra la prohibición de penas inhumanas y tratos crueles y degradantes (art.15 CE)".
Para el PNV, el Derecho Penal es "sumamente maleable en manos de los operadores que lo manejan" y por ello debiera primar la "responsabilidad política y jurídica para evitar un día hallarnos inmersos en un Derecho Penal totalitario, desigual, desproporcionado e injusto".
Así, exige "responsabilidad a la hora de proponer innovar" en el contenido del Código Penal y reclama también "responsabilidad para con el modelo garantista que antaño nos dimos; para asumir como propia la idea de que la seguridad no lo es todo, de que hay otros Derechos y principios que deben inspirar nuestro sistema".
Por último, alerta de que "existen posibilidades de error judicial que sería irreparable" y afirma que la incorporación de esta pena al Código Penal "rompe peligrosamente con uno de los consensos constitucionales de 1978 de no establecer la cadena perpetua".