Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PDeCAT aborda este sábado unas incompatibilidades que enfrentan a las familias del partido

Se negocia pedir una prórroga en la aplicación del régimen o no llenar las vacantes
El Consell Nacional del PDeCAT abordará este sábado las posibles salidas a un régimen de incompatibilidades que desde su aprobación han enfrentado a las diferentes familias del partido, y más aún después que cuatro miembros anunciaran que dejaban la dirección para cumplir con sus requerimientos.
En el congreso de julio, en el que se dio carpetazo a Convergència, se aprobó un régimen de incompatibilidades de madrugada, cuyo contenido fue una propuesta de las juventudes del partido, que establecía que los dirigentes del partido puedan ejercer un máximo de dos cargos, orgánicos o institucionales.
Los cuatro dimisionarios son el diputado y alcalde de Valls (Tarragona), Albert Batet; el diputado y alcalde de Besalú (Girona), Lluís Guinó; la diputada y alcaldesa de Calella (Barcelona), Monserrat Candini, y la directora de Cooperación Interdepartamental del Govern, Elsa Artadi ----una directora general no puede tener cargo en la dirección--.
Todos ellos tenían hasta el sábado para decidir qué cargo dejaban, pero el anuncio se hizo el lunes, pocos días después también de que la vicepresidenta del PDeCAT y consellera de Presidencia, Neus Munté, comunicara su renuncia al escaño para cumplir con dicho régimen.
Según explicó el lunes la coordinadora general del partido, Marta Pascal, se acordó que los cuatro dejaran la dirección una vez termine el Consell Nacional, aunque los últimos días gana peso la posibilidad de que se negocie una prórroga en la aplicación de las incompatibilidades, incluso hasta después de la celebración del referéndum, o que se dejen vacías las vacantes y se repartan las tareas de los dimisionarios entre el resto.
Sin embargo, esta posición choca con la opinión de algunas familias que están más por la exigencia de respetar y cumplir el régimen aprobado, sin dar margen posible de continuidad a los cuatro que dejaron la dirección.
Pascal reiteró el compromiso que adquirieron de cumplir con los estatutos del partido, aunque también admitió que la decisión de algunos responde a que "han tenido que estar más pendientes de algunas 'capillitas' y 'familietas'', en referencia a la pugna abierta entre las distintas familias del partido desde el congreso de julio, que marcan posiciones de cara a lo que pueda ocurrir durante los próximos meses.