Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PDeCAT lanza su campaña por el 'sí' ofreciendo unir fuerzas a las entidades soberanistas

Ve garantizado el reconocimiento a un Estado catalán y resume: "Independencia o decadencia"
El PDeCAT ha lanzado este jueves su campaña a favor de que los catalanes voten 'sí' en el referéndum que prepara la Generalitat, y lo ha hecho ofreciendo a las entidades soberanistas unir fuerzas para una "campaña conjunta" que logre convencer a cuantos más ciudadanos sea posible de las bondades de la independencia.
En el primer acto, celebrado en la sede del partido en Barcelona, la responsable de la campaña, la diputada del Parlament Montserrat Candini, ha explicado que ha llamado al presidente de la ANC, Jordi Sànchez, para ofrecerle que "todo el material" que ha hecho el PDeCAT para su campaña esté al servicio de una campaña conjunta.
Candini ha explicado que su partido quiere gustosamente poner su "grano de arena" a una campaña más amplia que una a todos los soberanistas, y ha dicho que el referéndum es tan importante que vale la unidad de todos los partidarios de la independencia.
El ofrecimiento de Candini es destacado porque todos los partidos soberanistas del arco parlamentario han lanzado sus respectivas campaña por el 'sí' a la independencia y también las entidades soberanistas, pero aún no han cerrado una campaña conjunta que, coinciden, daría más fuerza a sus argumentos.
La también dirigente del PDeCAT ha explicado que el objetivo principal de su formación es convencer a los indecisos que dudan si votar 'sí' a la independencia y, además, combatir "la política del miedo" que, a su juicio, el Estado aplica contra el proceso soberanista.
El PDeCAT ha preparado una doble campaña: una parte con actos políticos convencionales por todo el territorio catalán y, la otra, sirviéndose de las nuevas tecnologías para convencer a la gente a través de redes como instragram, twitter y WhatsApp e incluso de un programa de radio por internet.
CONSELLERA BORRÀS
Candini ha reivindicado al PDeCAT como un actor principal en el proceso soberanista y como uno de los que más se la ha jugado por él, ya que actualmente tiene "cuatro inhabilitados, cuatro investigados y dos querellados", entre ellos la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, por haber empezado un proceso licitación de urnas.
Precisamente Borràs ha sido una de las protagonistas del acto, donde ha dicho que para ella uno de los argumentos más claros a favor de un Estado catalán se resume así: "Independencia o decadencia", en alusión a que a una Cataluña autonómica como la actual solo le espera un futuro decadente.
Borràs ha inaugurado uno de los nuevos formatos que el partido quiere poner en marcha, el 'Speaker's corner', por el cual la consellera ha respondido a preguntas sobre la independencia que los ciudadanos le han planteado a través de Internet.
La consellera ha defendido que un Estado catalán es la solución para mejorar la gestión del Aeropuerto de El Prat y eliminar trabas burocráticas en la administración, entre otras cuestiones, y ha asegurado que una Cataluña independiente no tendría problemas para ser reconocida: "Claro que sí. En el primer momento puede costar que algunos países te reconozcan, pero después acaba cayendo como fruta madura".
Borràs ha insistido en que la prioridad de la Generalitat es un referéndum pactado y que quien lo rechaza es el Gobierno central, y ha asegurado que hay constitucionalistas como Francisco Rubio Llorente y Javier Pérez Royo que ven factible una consulta dentro del marco legal.
Al acto de inicio de campaña han asistido el número dos del PDeCAT, David Bonvehí; el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull; el líder de JxSí en el Parlament, Jordi Turull, y los diputados en el Congreso Carles Campuzano y Jordi Xuclà, entre otros.