Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Óscar Puente "ayudará" a Sánchez pero con un compromiso "bastante menor" y compatible con su labor de alcalde

Asegura que el secretario general electo no renunciará a buscar alianzas con fuerzas con las que tiene "más compatibilidad"
El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado este lunes que ayudará al secretario general electo del PSOE, Pedro Sánchez, y al partido en la estructura que se diseñe a partir del Congreso Federal socialista, pero ha matizado que deberá compatibilizarlo con su labor como regidor de la capital vallisoletana, de modo que su compromiso será "bastante menor" que el que ha tenido en los últimos meses.
El primer edil vallisoletano ha subrayado que el Pedro Sánchez que se ha impuesto este domingo en las Primarias del PSOE es "un líder completamente distinto" al que hace algo menos de un año cosechaba el peor resultado del partido en unas Elecciones Generales, al tiempo que ha subrayado que está "en muy buena posición" de ser presidente del Gobierno en el futuro, si bien ha matizado que si no gana la mayoría absoluta puede impulsar "una posición central, vertebral, en torno a una mayoría de cambio".
Puente, que ha sido uno de los miembros del equipo de Sánchez durante el proceso de Primarias en el PSOE, ha recalcado que una de las diferencias que ve en el secretario general electo es que "ahora tiene un equipo alrededor más en sintonía con lo que es el PSOE" y ha mostrado su disposición a mantener una labor de "ayuda" al líder socialista, aunque ha negado "rotundamente" que para ello vaya a dejar la Alcaldía de la ciudad.
El regidor vallisoletano ha incidido en que ayudará a Sánchez siempre que pueda compatibilizarlo con su puesto en el Ayuntamiento, pues ha aseverado que es el alcalde de la ciudad y que su proyecto "no se acaba este mandato ni el siguiente", por lo que espera, si los ciudadanos le dan la confianza, serlo durante cuatro años más. Por todo ello, ha asumido que ahora tendrá que ayudar al partido "quizás con un poco menos de intensidad" y con un compromiso "bastante menor".
Según Óscar Puente, el ganador de las primarias en el PSOE puede contar con un equipo que le es "leal" y está "más protegido", lo que le ha llevado a conseguir la "proeza" de imponerse en las Primarias con un 51% de apoyos pese a tener en contra "a muchas federaciones y a casi todos los medios de comunicación". Además, ha reflexionado que el líder socialista, en este año que ha transcurrido desde la derrota en las Elecciones Generales del 26 de junio de 2016 ha acumulado un "bagaje que no tenía" y que le ha llevado incluso a "irse al paro" para defender su idea.
"Es un líder completamente distinto", ha subrayado Óscar Puente, quien ha explicado que durante la campaña de Primarias ha dejado "claro" que "el antagonista político es el Partido Popular" y que está en condiciones de ser candidato a la Presidencia del Gobierno y competir con Mariano Rajoy, "o con quien sea candidato del PP" en las próximas Elecciones Generales.
No obstante, ha matizado que también tiene "la idea clara" de que "si no obtiene la mayoría de los votos" no va a renunciar a gobernar, por lo que ha augurado que "buscará alianzas con las fuerzas con las que tiene una compatibilidad en políticas sociales o en igualdad". De hecho, ha puesto como ejemplo a algunos presidentes autonómicos del partido, como Javier Lambán, en Aragón, y Ximo Puig, en la Comunidad Valenciana, que obtuvieron unos resultados electorales "similares" a los de Pedro Sánchez pero sí que han podido gobernar junto a Podemos.
En todo caso, Óscar Puente ha pronosticado que el partido va a ir por un camino de "estabilidad", para lo que entiende que será positivo que algunos gobiernos dirigidos por el PSOE "se asienten", como sería el caso de Andalucía y, para ello, "aunar a todos los compañeros que lideran proyectos" para que "sirva de enseñanza" y haya unidad en el partido.
Para ello, ha considerado que los líderes del partido se van a "adaptar a la nueva situación", pues van a "saber leer los resultados", adaptarse a lo que los militantes han decidido y no darles la espalda, como entiende que sucedió con la decisión de la Gestora socialista de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.
"ESTABILIDAD AUTONÓMICA Y PROVINCIAL"
En los casos de Castilla y León y Valladolid, ha apostado por que todo se traduzca en "estabilidad en ámbito autonómico y provincial", pues entiende que está "muy claro" lo que apoyan los militantes, y "alineamiento" con la dirección federal para dejar atrás "etapas muy convulsas" que se han vivido tanto en el PSOE regional como en el vallisoletano, que ahora cuenta con un "escenario" para consolidar el liderazgo en los ayuntamientos de la provincia.
En todo caso, ha quedado dejar claro el mensaje de que en el PSOE de que "los que mandan" son los militantes, algo que deben aprender "los de dentro y los de fuera también", pues ha especulado con que determinados representantes "creían que los secretarios generales del PSOE se ponían desde algún consejo de administración".