Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hijo de Ortega Cano sigue en libertad a la espera de una valoración psiquiátrica

El hijo del torero José Ortega Cano, José Fernando Ortega Mohedano, continúa en libertad con cargos, tras supuestamente agredir el sábado a un policía municipal en San Sebastián de los Reyes, a la espera de que le practique una completa valoración psiquiátrica, han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).
El titular del Juzgado número 4 de Alcobendas, que lleva el caso, suspendió el lunes el juicio rápido a la espera de dicha prueba, ya que su resultado determinaría la imputabilidad o no del acusado, es decir, si por enfermedad o trastorno psíquico tiene las capacidades mentales mercadas para ser responsable penalmente de sus actos.
En principio, la evaluación psiquiátrica iba a ser realizada el martes y entonces el magistrado determinaría si se acababa en juicio rápido o no. Sin embargo, la prueba se ha retrasado, por lo que ha adoptado la decisión de prescindir del juicio rápido y transformarlo en un procedimiento habitual con diligencias previas.
Si las pruebas psiquiátricas determinan que José Fernando es inimputable, se cerrará el caso y se podrían tomar otro tipo de medidas. De momento, José Fernando está en libertad y de hecho acudió se le pudo ver este martes junto a su padre en el entierro de Sebastián Palomo Linares.
Ortega Mohedano, de 23 años, fue detenido a las 5 horas del pasado sábado. La Policía Local acudió a su domicilio, situado en el número 20 de la calle Gregorio Izquierdo de San Sebastián de los Reyes, tras recibir la llamada de un vecino por el ruido.
Pero el joven se negó a seguir la orden de los agentes de que bajase el volumen de la música y reaccionó con actitud violenta, empujando a uno de los policías y dándole dos puñetazos, por lo que finalmente acabó arrestado por atentado contra agente de la autoridad y dirigido a la comisaría de Policía Nacional de San Sebastián de los Reyes, quedando en libertad a primera hora de la mañana del sábado a la espera de juicio rápido.