Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oriol Pujol tilda de "juicio político" la comisión antifraude del Parlamento catalán

El exlíder de CiU en el Parlament Oriol Pujol ha calificado de "juicio político" la comisión de investigación del fraude que se celebra en el Parlament. Durante su camparecencia ha negado que tenga dinero en el extranjero y ha asegurado que no ha llevado a cabo ninguna regularización con Hacienda. Además ha asegurado que nunca se lucró haciendo de intermediario en deslocalizaciones empresariales en Cataluña y que fue su mujer, Anna Vidal, quien cobró por el trabajo que ella había hecho como asesora en estas operaciones. Finalmente ha justificado su adiós político a que molestaba "a todo el mundo", también los objetivos de su partido.

"No tengo dinero en el extranjero y no he regularizado nada porque no tengo nada que regularizar", ha asegurado a preguntas de los diputados en su declaración como testigo en la comisión de fraude del Parlament.
Oriol Pujol ha asegurado además que nunca se lucró haciendo de intermediario en deslocalizaciones empresariales en Cataluña y que fue su mujer, Anna Vidal, quien cobró por el trabajo que ella había hecho como asesora en estas operaciones.
"La respuesta es no. No me he lucrado en ninguno de estos procesos", ha dicho este lunes en la comisión sobre fraude del Parlament a preguntas de los diputados sobre la acusación judicial de que presuntamente cobró por usar su influencia política y camuflar los cobros como trabajos inexistentes de su mujer, y que forma parte de la investigación del caso ITV.
Sobre las ITV, asegura no haber tenido voluntad alguna de "disponer, participar ni poseer" una estación, y que quien legítimamente podría haber tenido estos objetivos son terceras persones pero no él.
"Si me preguntan si mi intención era acceder o no a una estación de ITV, mi respuesta es no: ni solo ni acompañado", ha respondido el antiguo secretario general de Industria de la Generalitat.
Oriol Pujol ha defendido la gestión que hizo en la compra de Ficosa de la planta de Sony en Viladecavalls (Barcelona) y para mantener sus 950 puestos de trabajo, además de desmarcarse del nombramiento de Josep Tous como encargado de la Generalitat para pacificar el sector de las ITV.
"Proponer"
Según él, la decisión de que Tous asumiera este papel fue de otra persona y ha constatado que la figura del intermediario ya existía también durante el tripartito.
También ha relatado que, como número dos de CDC y presidente de CiU en el Parlament, tenía que proponer muchas cuestiones al Govern, pero que "en el terreno de proponer no está la capacidad de decidir".
Relación con Artur Mas
Oriol Pujol también ha asegurado que ni él ni su hermano mayor, Jordi Pujol Ferrusola, impusieron al ahora presidente de la Generalitat, Artur Mas, como sucesor de su padre: "Mas es la consecuencia de un proyecto político colectivo", ha defendido.
Al preguntársele si cree que el presidente está marcando ahora distancia con su familia, el exdiputado ha dicho que eso habría que preguntárselo a él pero que, en todo caso, él no se siente "lejos" de Artur Mas.
Oriol Pujol ha asegurado que, mientras fue diputado de CiU en el Parlament, nunca "tuteló" al presidente de la Generalitat, sino que simplemente le sugería cosas desde su posición como líder parlamentario y Mas era perfectamente autónomo a la hora de tomar decisiones.
Adiós a la política
Oriol Pujol también ha querido justificado su adiós político asegurando que se debió a que molestaba "a todo el mundo", también los objetivos de su partido.
"Molestaba a todo el mundo, y cuándo eres consciente de que puedes molestar también algo que tu defienden, te aplicas y dar un paso atrás", ha explicado en su comparecencia ante la comisión de investigación sobre el fraude en el Parlament.
Así se ha pronunciado en su comparecencia en la comisión de investigación sobre el fraude en el Parlament, después de que en julio de 2014 abandonara su escaño y renunciara definitivamente a ser número 2 del partido, de la que ya se había apartado provisionalmente delegando sus funciones en Josep Rull y Lluís Corominas tras ser imputado en el caso de las ITV.
"Vi que restaba más que no sumaba", ha asegurado el exnúmero dos de CDC, y que aún podría agravarse más si la instrucción del caso ITV se alargaba en el tiempo.
Por ello, decidió renunciar a todas sus responsabilidades políticas pese a estar solo imputado, tras recordar que esto no equivale a ser culpable y que así se ha demostrado en muchos casos.
Por ello, ha llamado de nuevo a establecer un marco sobre qué hacer con los políticos imputados porque, en caso contrario, "siempre será un pim pam pum político".
Digerir su decisión
"Estoy intentado digerir lo que me ha supuesto un choque importante, que con cierta precocidad he dejado de ser político. No me es fácil", ha asegurado, pese a explicar que su nueva vida le permite ver y abrirse a nuevas perspectivas.
Sin embargo, ha insistido en que le está costando borrar su rastro político y olvidar su vocación tras 23 años en los que, a su juicio, se ha dedicado en cuerpo y alma a este mundo, y ha confiado en que el caso ITV se resolverá "bien, aunque no rápido".
La diputada de CiU Meritxell Borràs ha cargado contra la actitud de los grupos de la oposición con Oriol Pujol en la comisión: "Aquí no se quiere saber la verdad y tomar medidas contra la corrupción sino hacer un juicio paralelo. Ustedes ya lo han hecho", les ha recriminado.
Borràs también ha alabado al exdiputada de CiU por ser "consecuente" y haber dimitido --siete meses después de su imputación por el caso ITV-- viendo que el proceso judicial se alargaba, y ha defendido su derecho a defenderse de la forma que considere más conveniente.