Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El estado de salud de García Viejo, el sacerdote con ébola, "no es bueno"

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) ha agradecido al Gobierno de España la repatriación del hermano Manuel García Viejo, enfermo de Ébola, y la "eficiente intervención" de los tres ministerios implicados --Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Asuntos Exteriores y Cooperación y Defensa-- y ha mostrado su "preocupación" por el estado de salud del religioso.

El portavoz de la Orden y presidente de la Fundación Juan Ciudad, Miguel Ángel Varona, ha manifestado su "preocupación y dolor" por el estado de salud del religioso que "no es bueno". En este sentido, ha agradecido a todos los profesionales del Hospital Carlos III los "cuidados minuciosos" que le están proporcionando, como máximos responsables de su tratamiento. "En ellos confiamos plenamente", ha indicado Varona.
Los Hermanos de San Juan de Dios han explicado que aún no se sabe cómo se produjo el contagio, ya que el hospital donde García Viejo desarrollaba su labor clínica había sido cerrado por varios casos de Ébola el pasado mes de agosto. Según el gobierno de Sierra Leona, una vez desinfectado y pasado el tiempo de cuarentena correspondiente, el pasado 8 de septiembre fueron reabiertos los servicios de consultas externas para maternidad y pediatría, siguiéndose los protocolos adecuados de seguridad recomendados ante la epidemia de Ébola.
Sin embargo, ante el contagio del hermano García Viejo, la Orden ha decidido cerrar nuevamente el hospital en Lunsar, hasta asegurar que el resto de trabajadores y los tres hermanos que permanecen allí se encuentran bien de salud. Además, desde que los hermanos conocieron la situación del religioso español, mantuvieron la comunicación constante con sus familiares en España.
La Orden también recuerda "la grave situación de emergencia que están viviendo miles de personas en África a causa del Ébola y que necesitan toda la ayuda".